Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Aranjuez, contra el alcalde por la instalación de una gasolinera

Los vecinos del barrio de Olivas, de reciente creación, se han organizado esta semana como plataforma y han iniciado una movilización para frenar la instalación de una gasolinera en pleno corazón de la barriada. El solar, ahora vacio, había sido ocupado por la antigua Telegrafía, un edificio histórico derribado la semana pasada.

Las dos parcelas que conforman el terreno, ahora centro de la polémica, habían sido destinadas a dotaciones sociales por el anterior gobierno municipal, formado por PSOE e IU, cuando puso en marcha la urbanización de toda la barriada a principios de los años noventa. Sin embargo, el equipo de gobierno, del PP, decidió hace unos meses enajenar este suelo y venderlo. Ahora, la empresa privada que lo ha adquirido quiere poner una gasolinera, a lo que se niegan frontalmente los vecinos.

El portavoz popular explicó ayer que el Ayuntamiento no tiene nada que hacer, 'ya que es un tema totalmente privado y la instalación de dicha gasolinera cumple la norma del PGOU'. La oposición municipal, que votó en contra de la enajenación del suelo, les acusa de vender el patrimonio público, disminuir las dotaciones sociales del barrio y querer así paliar en parte la ruina de las arcas municipales.

Desde que el pasado domingo se concentraron a los pies del solar de la Telegrafía, los cerca de 200 vecinos presentes dejaron bien claro que no aceptarán una gasolinera en un suelo que tendría que destinarse a paliar las carencias dotacionales de la zona. Desde entonces se han constituido en plataforma, han hecho un manifiesto, han acudido a las radios, se han reunido con la empresa y con políticos municipales, han iniciado la recogida de firmas y buscado asesoramiento jurídico.

Infraestructuras

El portavoz del PP, Miguel Ángel Gálvez explicó ayer que el barrio está suficientemente dotado de infraestructuras. 'Cuando se termine del todo tendrá por encima de la media', dijo, e insistió en que actualmente la gasolinera es un proyecto totalmente privado 'que cumple la normativa urbanística. A nosotros nos da igual la instalación que se ponga con tal de que cree empleo y consolide esta zona comercial'.

Gálvez explicó que el proyecto no sólo consta de una gasolinera, sino que también incluye una gran zona comercial destinada al mundo del automóvil, que dinamizará el barrio. Sin embargo, la oposición no opina lo mismo. Para empezar, la iniciativa de enajenar el suelo contó con el único voto a favor del PP. El 3 de julio, la comisión de gobierno adjudicó el terreno, mediante concurso, a la única empresa que se presentó, Deleite Inversiones, SL, por un total de 2.876.306 euros. La empresa recibió la puntuación máxima prevista y entonces se valoró no sólo la oferta económica, sino también el anteproyecto arquitectónico y el proyecto de uso y explotación, donde ya constaba que existía una gasolinera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002