Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Liga de Campeones | FÚTBOL

Prohibido no ganar

Al Deportivo, con Tristán otra vez haciendo de Valerón, le es indispensable batir al Lens

Sólo un mes después de haberse iniciado la competición, el Deportivo ya tiene ante sí un choque crucial. El fiasco de hace una semana frente al Milan ha cargado de obligaciones al conjunto de Javier Irureta, que hoy (Canal +, 20.45) necesita ineludiblemente una victoria ante el Lens, en Riazor, si no quiere comprometer su futuro en la Liga de Campeones, el gran objetivo de un equipo que ya no se conforma con algún título nacional. Un fallo ante el rival más débil del grupo le dejaría muy dañado frente al poderío de los otros dos colosos, el Milan y el Bayern Múnich, que le ha deparado la suerte. Fracasados otros experimentos, regresa Tristán para mitigar la nostalgia de Valerón.

La vida del Deportivo sigue girando alrededor de una ausencia. 'Valerón era el jugador más en forma de Europa', certificó ayer Mauro Silva, máxima autoridad en el vestuario, antes de añadir: 'Pero sin él también se puede ganar. Tenemos que superarlo, porque un equipo que aspira a vencer en todas las competiciones no puede estar pendiente de una baja'.

Irureta se afana en desmentir que exista un síndrome Valerón. 'Eso son cosas del periodismo. El fútbol no se puede analizar en función de una sola clave', sostiene. Ni el descalabro ante el Milan (0-4) ni la horrorosa primera parte del sábado en Vitoria ayudan a reforzar su tesis. Pero también es cierto que el tramo final del choque frente al Alavés dejó algún apunte esperanzador. Cuando el equipo estaba contra las cuerdas, entró Tristán y contribuyó decisivamente a voltear el marcador: marcó un gol, remató otra vez al poste y el Depor acabó ganando (1-2). Tras esa demostración, Irureta parece decidido a cubrir la ausencia de Valerón con una alternativa que ya consideraba desde el principio, pero que había venido aplazando a la espera de que Tristán cogiese la forma tras la lesión de tobillo que sufrió en el Mundial. Ahora no hay margen para otros ensayos y todo indica que esta noche Irureta alineará a dos delanteros: Makaay en punta y Tristán unos metros por detrás, en misiones de enlace con el centro del campo. Los competidores por el 9 están ahora obligados a formar una sociedad como la que Valerón había establecido con ambos. Tal vez para mostrar su buena voluntad, Tristán y Makaay, cuyas relaciones han pasado por momentos tirantes, se prodigaron gestos de camaradería en el entrenamiento de ayer.

Un ligero cambio de sistema y tal vez de estilo de juego. Sin Valerón, el Deportivo no está dotado para elaborar el fútbol con la paciencia y la pulcritud de antes. A la pregunta de si el equipo deberá buscar un juego más directo, Irureta respondió con rotundidad: 'Seguro, es evidente. No podemos hacer la transición entre el medio del campo y el ataque de la misma forma que antes'. Valerón es sólo una más de las múltiples bajas que sufre el Depor, entre ellas la de Víctor, que obligará a Irureta a recomponer toda la banda derecha.

El Lens, subcampeón de la Liga francesa, no pasa por un buen momento tras la pérdida de su gran estrella, el senegalés Diouf, traspasado al Liverpool. Tampoco podrá contar con otro de los jugadores de Senegal que brillaron en el Mundial, el centrocampista Bouba Diop, lesionado. 'Es un equipo con gran poder atlético', resume Irureta. No podía ser de otro modo con una plantilla plagada de africanos: Marruecos, Senegal, Mali, Guinea, Camerún y Nigeria. El Lens no se molesta en esconder sus intenciones de amurallarse a la espera de un contragolpe. 'Para hacer lo mismo que el Milan necesitaríamos tener sus jugadores', sentencia su entrenador, Joël Muller, con una lógica aplastante.

Deportivo: Juanmi; Héctor, César, Nay-bet, Romero; Scaloni, Duscher o Sergio, Mauro Silva, Fran; Tristán y Makaay.

Lens: Warmuz; Coly, Song, Bak, Coulibaly, Rool; Sibierski, Blanchard, Keita; Moreira y Utaka o Bakari.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 2002