Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de la UE 'legaliza' el Plan Renove español denunciado por Bruselas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló ayer la decisión de la Comisión Europea de declarar ilegal el Plan Renove Industrial (PRI). Los jueces consideran que Bruselas cometió errores al no contemplar la posibilidad de que también los transportistas no profesionales se pudieran beneficiar de estas ayudas. El Gobierno español no tendrá por lo tanto que recuperar las ayudas ya otorgadas dentro de ese plan.

El PRI se concibió para facilitar la sustitución de vehículos industriales viejos por nuevos en España, y renovar así la flota, mediante un sistema de bonificaciones en los intereses de créditos concedidos para adquirir los vehículos. La Comisión Europea, en 1998, consideró que 'determinadas ayudas' contempladas en el PRI 'falseaban la competencia' en el sector del transporte por carretera. Por tanto, el régimen español 'no podía beneficiarse de ninguna exención'.

El Gobierno español recurrió la decisión ante Luxemburgo, al considerar que esas subvenciones para los vehículos industriales nuevos 'no constituían ayudas de Estado' y que el sistema estaba cubierto por la conocida como regla de minimis, que permite la concesión de ayudas de escasa cuantía. Luxemburgo y Bruselas coinciden en que 'en principio' esas bonificaciones se pueden considerar 'ayudas de Estado'. Pero los jueces reprochan al regulador europeo su negativa a examinar si los transportistas no profesionales podían beneficiarse de esa regla de minimis. De hecho, en caso de que los beneficiarios del PRI fueran transportistas profesionales, el Tribunal de Justicia confirma el análisis de la Comisión. Los abogados españoles utilizaron como segundo elemento para desbaratar la decisión de la Comisión que facilitar el cambio de vehículos viejos por nuevos serviría para 'mejorar la seguridad vial y el medio ambiente'.

Menos ventas en vehículos

La Asociación Europea de Constructores de Automóviles (ACEA) publicó ayer los últimos datos sobre ventas de vehículos comerciales (inferiores a las 3,5 toneladas) nuevos en la UE, que reflejan una caída del 3,7% durante el primer semestre del año comparado con el mismo periodo de 2001. En España la caída en las ventas fue mayor, del 10,2%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002