Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACOSO A IRAK

Las divergencias aplazan la resolución de la ONU sobre Irak

El Consejo de Seguridad lleva días esperando el proyecto de resolución de Estados Unidos sobre Irak, el texto con el que el presidente George W. Bush espera conseguir el respaldo internacional a su campaña militar contra el régimen de Sadam Husein. Washington quería tener listo un primer borrador a principios de esta semana, pero la redacción ha resultado más complicada de lo que se esperaba.

Primero, por las diferencias entre el Pentágono, que no cree en el regreso de los inspectores, y el Departamento de Estado, que sigue optando por el proceso de la ONU. Y luego, en el regateo diplomático con las capitales del resto de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Estados Unidos ha preferido esperar hasta obtener un cierto consenso y evitar que el debate en Nueva York profundice las disensiones entre los aliados. El Gobierno de Bush podría presentar su borrador hoy mismo, aseguraron fuentes diplomáticas, anticipando un largo fin de semana de negociaciones para conseguir una votación antes de que el jefe de la agencia de desarme, Hans Blix, se entreviste con responsables iraquíes el día 30. El texto, dijeron fuentes estadounidenses, será 'muy detallado'.

Temores británicos

El Reino Unido, que desde el principio se apuntó a la iniciativa estadounidense, se encuentra en una postura delicada. Pese a su reciente informe contra Sadam Husein, Londres no respalda un cambio de régimen, sino el endurecimiento del sistema de sancciones. El tono de Washington es otro. Los ingleses temen ahora que sus socios adopten un vocabulario demasiado belicista o pidan un sistema de inspecciones tan duro que resulte inaceptable para Bagdad.

Rusia, que hasta ahora se había opuesto a otra resolución, parecía ayer más dispuesta a discutir un nuevo texto. El ministro de Exteriores, Ígor Ivánov, dijo que 'siempre estamos dispuestos a mantener consultas para conseguir la vuelta inmediata de los inspectores'. Rusia y China suelen negociar su apoyo en la ONU con concesiones en otros frentes. Francia sigue optando por la vía de la doble resolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de septiembre de 2002