Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos nuevas muertes elevan los accidentes laborales a 26 en dos meses

Septiembre está alargando el verano negro que Cataluña sufre en materia de siniestralidad laboral. Ayer trascendió la muerte de otros dos trabajadores. Ambos fueron víctimas de una caída desde gran altura, y elevan a 26 la cifra de muertos que se han registrado en esta comunidad desde mediados del pasado julio.

El primer fallecido era un operario que trabajaba en la reparación del tejado de la fábrica de la compañía de productos de consumo Henkel Ibérica ubicada en el polígono industrial del Sot, en la frontera entre Sant Adrià del Besós y Badalona. Según la comisaría de policía local, el operario, que cayó desde una altura de nueve metros, estaba asegurado con un arnés. La víctima trabajaba para una empresa especializada en trabajos verticales contratada por Henkel. El lugar de los hechos fue visitado por un equipo de inspectores de trabajo tras conocer el suceso y comprobaron que la empresa para la que trabajaba el operario cuenta con todos los permisos.

El segundo fallecido es M. P. O., un trabajador de 47 años que trabajaba en una empresa del polígono industrial G-2 de Llinars del Vallés, según confirmaron fuentes sanitaria. Por causas desconocidas el trabajador se precipitó al suelo desde un andamio y murió tras ser trasladado al Hospital General de Granollers

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002