Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DÉCIMO CONGRESO DEL PARTIDO POPULAR DE ANDALUCÍA

Sanz llama a la disciplina y destaca que no le ha 'temblado la mano' para garantizar la unidad

Sólo el 25% de los compromisarios siguió el informe de gestión, aprobado por unanimidad

El secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, hizo ayer un llamamiento a la disciplina durante la exposición de su informe de gestión en el congreso regional que los populares comenzaron en Granada. En los últimos días, dirigentes del PP, regionales y nacionales, han desdeñado las críticas formuladas por un grupo de ex militantes de esta organización, pero lo cierto es que los elementos más jugosos de la intervención de Sanz ante los compromisarios de su partido fue para recalcar que la unidad de esta formación es lo más importante y que a la dirección no 'le ha temblado la mano' para atajar los movimientos disidentes que se han producido 'desde dentro' y que se han traducido en varias expulsiones.

La expectación acerca del discurso del secretario regional se centraba en saber qué diría sobre las crisis internas que ha habido en los últimos años en varias provincias, principalmente en Córdoba, Granada, Huelva y Almería. En algunos casos las crisis se arrastraban desde los congresos provinciales del PP, celebrados en 2000, mientras que en otros la brecha fue causada por la designación de los candidatos a las elecciones municipales de 2003.

Y la realidad es que Sanz afrontó el asunto a poco de comenzar su intervención. Lo hizo con un mensaje claro: cualquier movimiento crítico debilita a un partido y la disciplina es fundamental para consolidar el proyecto del PP en Andalucía. 'Muchos, conociendo la importancia nacional del PP de Andalucía, han pretendido abrir grietas, sembrar dudas y extremar diferencias. Pero esas manos que mecen las cunas de la división no han conseguido sus propósitos', afirmó optimista Sanz ante el plenario del 10º Congreso regional, al que ayer acudieron algo más de 300 compromisarios de los 1.171 que están acreditados.

'Cohesión obligada'

El llamamiento a la disciplina lo hizo Sanz como fin a la parte de su discurso dedicada a este tema, tras lo que recibió los aplausos de los compromisarios presentes: 'La unidad, la coherencia, la coordinación y la cooperación internas son necesarias y son obligadas en la vida diaria del PP, pero no porque sean fruto de la casualidad, sino porque se quieren y se favorecen. Y nosotros vamos a seguir garantizándolas. Cueste lo que cueste y haya que hacer lo que haya que hacer', afirmó Sanz.

.

El informe de Sanz, respaldado por unanimidad en una votación a mano alzada, subrayó el crecimiento experimentado por el PP desde el cónclave de 1999, tanto en número de militantes, como en términos electorales en los comicios autonómicos de 2000.

Sanz lanzó mensajes esperanzadores, repetidos en anteriores congresos, sobre lo cerca que tiene el PP una victoria en Andalucía. 'El resultado de la gestión de estos tres años es, globalmente, haber contribuido a que el PP de Andalucía sea un partido más preparado que nunca para gobernar esta tierra', aseguró.

Sin embargo, Sanz prefirió obviar el debate sobre si Teófila Martínez debe ser designada candidata a la Junta en este congreso, aunque formalmente la competencia corresponda al Comité Electoral Nacional del PP. Algunos dirigentes consideran que el gesto de que el cónclave proponga la candidatura es positivo, pero Martínez, que será candidata a la alcaldía de Cádiz el año que viene, prefiere aplazar esta nominación. Ayer, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, se mostró 'sorprendido' ante la posibilidad de que el PP 'desaproveche' la posibilidad de nombrar candidata a Martínez, circunstancia que, en su opinión, puede generar 'incertidumbre' en esta formación.

Sanz, que dio multitud de cifras sobre las actividades de su partido, se refirió a Martínez dos veces: para abrir y cerrar su informe. En el cierre, agradeció a la presidenta regional el 'apoyo, la comprensión y la confianza' hacia él, una especie de guiño a la decisión de que continúe como secretario general, puesta en duda en algunos círculos del Partido Popular.

En este sentido, Sanz reconoció haber cometido 'errores' en estos tres años y pidió disculpas por ello, algo extraño en un informe de gestión. 'De ellos me hago único responsable y pido disculpas a quienes haya podido incomodar o perjudicar', afirmó.

De cara a las elecciones municipales del año que viene, alentó a los suyos 'a derribar los pactos anti-PP' en las cuatro capitales que este partido no gobierna en virtud de los pactos poselectorales de 1999. Asimismo, aseguró que la introducción de las cuotas en política 'es humillante' para ambos géneros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002