Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro ayuntamientos de Almería recurren a la vigilancia privada en zonas rurales y urbanas

Los parados mayores de 40 años de PM-40 realiza rondas en los invernaderos del Poniente

Los municipios almerienses de Roquetas de Mar, Adra y Gádor, a los que próximamente se incorporará Vícar, emplean a miembros del colectivo de parados mayores de 40 años PM-40 en labores de vigilancia. La asociación ha establecido cuadrillas de hombres como 'agentes rurales y sociales' que 'nunca' intervienen de manera directa en las incidencias que detectan, sino que dan aviso a las fuerzas y cuerpos de seguridad. Sólo en Roquetas, municipio pionero en el sistema de patrullas, los delitos en zona rural han descendido hasta un 20% desde la implantación del nuevo servicio.

La última localidad en incorporarse a la vigilancia de PM-40 ha sido Gádor (2.700 habitantes), que contrató el servicio hace tres semanas. Su alcalde y parlamentario andaluz por el PP, Eugenio Gonzálvez, considera el sistema 'perfecto' porque aumenta la colaboración con la Guardia Civil de la comarca del bajo Andarax cuando el municipio se queda sin vigilancia policial. 'Nosotros tenemos tres policías que trabajan de 8.30 a 21.15 en verano y de 8.30 a 23.00 en invierno. Existe un tramo de horas en el que no hay Policía Local. Tampoco los domingos y festivos. Con los dos agentes contratados de PM-40 tenemos vigilado el pueblo', explica Gonzálvez.

La medida sirve ya, según el primer edil, para tranquilidad de los vecinos, quienes se han visto sorprendidos por una oleada de robos en el municipio en los últimos meses. Los gadorenses tienen incluido en la agenda los teléfonos móviles de los miembros de PM-40 'por si requieren de sus servicios'. Las rondas que efectúan incluyen la inspección a los edificios de titularidad municipal como el frontón, el teatro, el pabellón y el mismo Ayuntamiento.

El gerente del colectivo PM-40, constituido como sociedad limitada laboral, Antonio Espinosa, destacó las bondades del servicio de 'vigilancia pasiva'. Su función, según dijo, se limita a dar aviso a la policía y a la Guardia Civil e interponer la denuncia pertinente.

Más servicios

'Resulta muy efectivo porque la policía va a tiro hecho tras el aviso. Pero no somos una empresa de vigilancia privada', apuntó Espinosa. No han sido pocas las ocasiones en las que éstos agentes han ejercido como testigos para la policía o han guiado a ambulancias hasta cortijadas perdidas en el entramado de los invernaderos que se desparraman por el Poniente almeriense. 'Se da mucho que nos llaman porque a alguien le hace falta una medicina o tienen que desplazarse con urgencia. Para estas cosas damos a conocer nuestro número móvil', razona Espinosa.

El municipio más veterano, con tres años de funcionamiento del servicio, Roquetas de Mar, cuenta ya con una plantilla de 72 hombres que prestan un servicio de 24 horas en los parques y en el campo. El Consistorio roquetero paga un importe anual de unos 240.000 euros que supone un sueldo de 750 euros para cada vigilante. Las cifras estadísticas facilitadas por la Policía Local detallan un descenso de los delitos en un 8% y un aumento de la efectividad en un 14%. 'La labor de estos hombres es preventiva y fundamental a la hora de localizar los puntos exactos. Sólo en 2001 hubo un 14% más de detenidos que en el año anterior. En el ámbito rural se ha registrado un 20% menos de delitos. Nos han dado un resultado muy positivo y la relación con ellos es muy cordial', afirmó el jefe de la Policía Local de Roquetas de Mar, Miguel Ángel López Rivas.

El municipio de Adra (22.000 habitantes) fue el segundo en poner en marcha el sistema hace ahora un año en un programa de colaboración con el Instituto Nacional de Empleo (Inem) y PM-40 por un período de seis meses. El Ayuntamiento ha contratado ahora a seis agentes para vigilancia, aunque la variante abderitana se ciñe únicamente al tema medio ambiental. 'Informan en el campo para que se haga buen uso de los residuos vegetales. A veces tienen horario nocturno porque algunos hacen quemas de noche y les pagamos un sueldo de unos 1.200 euros que incluyen IVA y seguridad social', apuntó el alcalde de Adra, Joaquín Navarro Imberlón.

El municipio de Vícar (18.000 habitantes) se sumará a los anteriores con un convenio entre la Diputación y PM-40 similar a los que sirvieron para la implantación del servicio en Roquetas y Adra. Su labor, como en los casos de Gádor y Roquetas, servirá de 'complemento', en horario nocturno, al cuartel de la Guardia Civil destacado en el núcleo urbano de La Gangosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002