Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña anuncia un 'grave conflicto' con el Gobierno por el plan de Sanidad

Andalucía critica que el pacto con Farmaindustria 'sólo sirve para financiar al Ministerio'

Barcelona / Sevilla

Los planes del Ministerio de Sanidad que explicó su titular, Ana Pastor, el miércoles pasado, no han caído bien en las comunidades autónomas. El consejero catalán de Sanidad, Eduard Rius, afirmó ayer que se va 'de cabeza a un grave conflicto entre el Gobierno central y el autonómico' por la intromisión de la ministra en sus competencias. Por su, parte el consejero andaluz de Salud, Francisco Vallejo, criticó que la ministra quiera mantener el pacto con Farmaindustria. 'Sólo sirve para que el Ministerio se financie a costa de lo que pagan las comunidades', declaró.

El aumento de las prestaciones anunciado por Pastor sin consultar a las comunidades, que son las que lo pagan; el mantenimiento del pacto con Farmaindustria aunque el gasto en medicamentos siga creciendo por encima del 11%; y la falta de financiación son los tres aspectos que más críticas han levantado los planes que presentó Pastor en el Congreso.

El consejero de Cataluña, Eduard Rius, se mostró muy sorprendido del anuncio de la ministra: 'Si realmente el Gobierno del PP quiere aumentar las prestaciones del sistema sanitario público, me parece excelente. Ahora bien, lo que no se puede hacer es incrementar las actuales prestaciones sin garantizar los fondos para su financiación y sin haberlas pactado previamente con las comunidades autónomas. Ninguno de los dos requisitos se cumplen en este caso, de modo que si la ministra sigue por este camino, vamos de cabeza a un grave conflicto entre el gobierno central y el autonómico', afirmó.

Gasto sanitario

En Andalucía, acostumbrados a los desacuerdos constantes con el Gobierno de Aznar, y tras 18 años con competencias sanitarias, insisten en que, en materia de salud, el debate debe centrarse en el 'descontrol del gasto sanitario'. A juicio del consejero Franscisco Vallejo, el acuerdo firmado con Farmaindustria por el Gobierno, 'a espaldas del Consejo Interterritorial, sólo sirve para que el Ministerio se financie a costa de lo que pagan las comunidades por los medicamentos'. 'Nosotros pagamos y el Ministerio recibe las compensaciones por el exceso de gasto que hacemos sobre los acuerdos firmados. Luego el dinero lo reparte con quien quiere y como quiere', añadió.

En cambio, Farmaindustria y el presidente del Consejo General de Farmacéuticos, Pedro Capilla, recibieron con satisfacción el anuncio de Pastor de hacer del pacto el 'punto de referencia' de su política. 'La ministra tiene una voluntad muy clara de hacer una política sanitaria consensuando los temas', afirmó Capilla.

También hubo críticas por la falta de concreción en los planes anunciados. 'En Andalucía sabemos muy bien que proyectos como los que propone la ministra son papel mojado si no van acompañados de dinero', resumió Vallejo.

'La atención bucodental de la que habla, ¿incluye también las dentaduras postizas, y las ortodoncias infantiles?', se preguntó Rius. 'Desde luego, si con su comparecencia la ministra quería lograr un impacto, lo ha logrado. Ciertamente no es un buen comienzo. La ministra ha ignorado que no puede incrementar las prestaciones sin el acuerdo previo de las autonomías, porque eso sería atentar contra su facultad de planificación', añadió. En la misma línea, el Gobierno extremeño llamó 'desleal' a la ministra.

El consejero de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, pidió a Pastor que dijera 'qué financiación ha logrado del presidente Aznar', y que si no había fondos,'que se desdijera'. También representantes de los colegios de psiquiatría y odontología y asociaciones de afectados pidieron a Pastor que explicara la dotación económica de los planes. La Conferederación Estatal de Sindicatos Médicos echó 'de menos una mayor consideración de la ministra a los profesionales de la salud'.

En cambio, el portavoz de la comunidad de Madrid, Manuel Cobo, apoyó las propuestas de Pastor, y las calificó de 'muy positivas'. Por su parte, en declaraciones a Onda Cero, la ministra insistió en que las comunidades deben garantizar las prestaciones básicas que fije el Estado, y recordó que 'si después, por encima de esa cobertura, hay alguna comunidad que quiere dar algo más a sus ciudadanos, podrá hacerlo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002