Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Los socialistas reclaman a Ibarretxe la convocatoria urgente de todos los partidos

Los socialistas llevarán la resolución sobre Batasuna al Constitucional

El secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, emplazó ayer al lehendakari Juan José Ibarretxe a convocar a los líderes de los partidos y a comparecer de urgencia en el Parlamento vasco antes del pleno de política general, que está programado para el próximo día 27. López entiende que la gravedad de la situación creada tanto por la anunciada querella criminal del Gobierno contra el juez Baltasar Garzón como por la decisión del Parlamento de negarse a cumplir sus instrucciones de suspender al grupo de Batasuna exige un pronunciamiento inmediato de Ibarretxe, cuyo silenció criticó López.

El PSE recurrirá la decisión de la Mesa del Parlamento de no suspender el grupo de Batasuna. Primero pedirán el amparo de la propia Mesa, para pedir la rectificación de la decisión del martes, y, ante la casi seguridad de que el órgano de gobierno de la Cámara de Vitoria se niegue a ello, someterán el asunto al Tribunal Constitucional. López también emplazó al coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, a decir si respalda las decisiones que adopta su federacón en Euskadi, que integra el Gobierno vasco.

También el Partido Popular registró ayer mismo una petición de rectificación a la Mesa del Parlamento. El presidente del grupo parlamentario, Jaime Mayor Oreja, afirmó que el PNV, al que reprochó no haber soportado "el envite de Batasuna" ni "la foto del sábado", en referencia a la intervención de la Ertzaintza, "está en el monte y quiere llevarse al monte también a las instituciones". "Ha secuestrado el Parlamento", afirmó.

Un perdón "patético"

Mayor interpreta que los nacionalistas y el Gobierno vasco adoptan "sucedáneos" de la iniciativa política que han perdido por la acción del Estado con la Ley de Partidos y la actuación del juez Garzón. "Fue patético ver al portavoz del Gobierno pedir perdón" a los manifestantes que la Ertzaintza disolvió en Bilbao, sentenció el ex ministro del Interior.

Desde las filas de los partidos del Ejecutivo, Eusko Alkartasuna (EA) insistió en criticar lo que el consejero de Interior, Javier Balza, del PNV, defendió el martes. Si la decisión hubiese estado en manos de EA, dijo su secretario de organización, Rafael Larreina, "la carga [policial] no se habría producido".

Larreina aseguró que el Gobierno realiza estudios en cada departamento para censar las competencias pendientes y ver cómo ponerlas en práctica.

El acuerdo del 12 de julio, que emplazó al Ejecutivo central a responder en dos meses sobre las transferencias y decidió iniciar un nuevo proyecto de autogobierno, empezará a desarrollarse en estos meses "y habrá avances antes de las [elecciones] municipales", aseguró.

El dirigente de EA abogó por sostener "el fuero parlamentario" por encima de emplazamientos judiciales como el del juez Garzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002