Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Negocio sin crisis

El artículo publicado en su edición del martes 10 de septiembre de 2002 bajo el título Cambio de Vida, firmado por Beatriu Barceló realiza unas afirmaciones que han puesto a mi persona y a mi empresa en una situación de perjuicio y desprestigio por no contrastar debidamente la información. Estos son algunos de los datos a aclarar:

1- '...la crisis económica después del pasado 11 de septiembre le efectó tanto que ha tenido que cerrar su negocio en Los Ángeles y lo ha trasladado a la ciudad de Chipre. Canet y su esposa Mariana Zugasti tenían una agencia de viajes, una de las industrias que se vio más afectada después de los ataques'. No he cerrado ningún negocio, por el contrario, continúa abierto, bien establecido y considerado en el medio turístico tanto en Estados Unidos como en España y América Latina, como una empresa joven, dinámica y con excelentes perspectivas de futuro. No he trasladado nada a Chipre. No tengo intereses en Chipre. A propósito, Chipre no es una ciudad, es un país, capital Nicosia. No soy el dueño de una Agencia de Viajes. Soy el dueño de una Operadora de Turismo Receptivo, generalmente viajeros españoles hacia Estados Unidos, con una amplia cartera de clientes en España. Nuestros clientes, que también son sus lectores, y sus lectores, que también son nuestros clientes, no han cesado en mostrarnos su preocupación y su asombro por la noticia.

2- 'Él cambió de domicilio pero no de industria'. No he cambiado mi domicilio particular o comercial, sigo viviendo y operando mi empresa desde Los Ángeles, California.

3- 'La situación de Pasqual Franqueza, natural de Pego, pero residente en Estados Unidos durante más de 20 años, es diferente a la de Canet. 'Me gusta mucho este país y mi negocio funciona bien'. Si la periodista hubiera hecho una actualización de los datos brindados por los entrevistados, le podría haber informado que a la fecha de hoy, mi negocio establecido a mediados de 2001, funciona muy bien, convirtiéndose en una de las Operadoras de Turismo más responsables. Debo decirle que sólo he hablado una vez con la periodista Barceló, en una conversación teléfonica en septiembre del pasado año. Los errores que la periodista publica, son inadmisibles. Ha pasado por alto lo más destacable de la historia, y es el que aún después de haber vivido en carne propia la inseguridad, la angustia y el temor, como consecuencia de los actos terroristas del 11 de septiembre 2001, hemos logrado con determinación, empuje y mucha ilusión mantener y llevar hacia adelante hoy más que nunca nuestro negocio en una industria, que bien sabido es, ha sido muy castigada por todos estos lamentables episodios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002