Sobrevivir sin la Bolsa

La demanda de dinero que las empresas realizan a través de la Bolsa ha caído bruscamente. Hasta agosto, la entrada de nuevo papel sumó 13.268,85 millones de euros, justo la mitad que en igual periodo de 2001. Las ampliaciones de capital, por 2.903,84 millones de euros, se han reducido a un tercio con respecto al año anterior, y las que hay son muy difíciles de sacar adelante dada la volatilidad del mercado. Una buena parte de las ampliaciones, además, son liberadas, es decir, gratis para el accionista ya que se abonan por la empresa como compensación a la falta de dividendo, caso de Telefónica, o como complemento al mismo.

Por lo que se refiere a salidas a Bolsa, la sequía ha sido casi total. La larga lista de sociedades que estaban en lista de espera ha quedado reducida a Lanetro, Meta 4, Telefónica Media, Renta 4 y Viaplus, que argumentan la mala situación del mercado para posponer su salida. Sólo se espera el estreno de Natraceutical, la filial biotecnológica de Natra.

Sólo ha habido un movimiento importante en las admisiones de nuevas acciones que no han requerido una OPV previa. En los ocho primeros meses del año se contabilizaron 8.896 millones de euros, copados casi todos por Arcelor, resultante de la fusión de Aceralia, Usinor y Arbed. Esta operación ha representado el 61% del total de nueva liquidez que se ha incorporado a la Bolsa desde enero.

En esta coyuntura, las empresas han optado por pedir dinero a través de títulos de renta fija. Las admisiones en el mercado han igualado en ocho meses al nivel alcanzado en todo el año 2001.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS