Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los conductores de paso sólo podrán aparcar en los parquímetros un máximo de dos horas

Los residentes dispondrán del 75% de las plazas reservadas, que serán de color verde

Tras ocho años de retraso respecto a la previsión municipal, los parquímetros ya tienen fecha exacta de entrada en vigor: el próximo 1 de noviembre. Desde ese día, quien quiera dejar su coche aparcado en la actual zona ORA (distrito de Centro y otros) tendrá que pagar, según explicó el concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez. Los residentes tendrán reservadas el 75% de las plazas (de color verde) y el resto será para los conductores de paso (color azul). El tiempo máximo de aparcamiento para los no residentes será de dos horas (1,5 euros). A los residentes, les servirá la tarjeta de la ORA este año.

Los parquímetros empezarán a funcionar el 1 de noviembre en la actual zona ORA, que engloba los distritos de Chamberí, Moncloa, Salamanca, Centro y Retiro. En estos barrios, habrá 40.000 plazas de aparcamiento reguladas por 1.200 parquímetros. Las restantes, hasta llegar a 120.000 plazas, llegarán progresivamente en los dos próximos años: por el norte, hasta la plaza de Castilla; por el este, hasta Ventas; por el sur hasta Palos de la Frontera, y por el oeste hasta la Casa de Campo.

Este sistema sustituirá al actual modo de regular el aparcamiento en el centro, la ORA, implantado en los años ochenta y cuya ineficacia ha quedado demostrada. Pocos residentes compran la tarjeta y los no residentes aparcan impunemente. Ahora, el concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez, pretende terminar con esta impunidad. 'Ya tenemos casi todas las calles pintadas. El próximo día 23 empezaremos a instalar los parquímetros para tener todo listo el próximo 1 de noviembre. Ese día empezará a funcionar el nuevo sistema de aparcamiento', señaló.

El nuevo sistema repartirá las plazas de aparcamiento entre los residentes y los visitantes. Los primeros dispondrán para su uso del 75% de las plazas (pintadas de color verde). El 25% restante serán para los conductores de paso (pintadas de color azul).

Los residentes tienen reservadas las plazas de color verde, no están sujetos a limitación de tiempo (en su zona) y tendrán que adquirir una tarjeta anual de 21,6 euros o una de tres meses pagando 5,4 euros. Pero eso será a partir del año que viene. En los meses que queda de año, los residentes podrán utilizar su tarjeta de zona ORA como lo vienen haciendo normalmente y no tendrán que cambiarla ni comprar otra nueva. Así que los residentes que actualmente no tienen tarjeta ORA y aparcan con total impunidad, tendrán que solicitarla si no quieren ver cómo la grúa se lleva su coche de la zona de parquímetros. Para ello, es necesario demostrar la residencia en el barrio con el correspondiente papel de empadronamiento.

A un no residente, aparcar en su zona (de color azul) le costará 0,60 euros. Y el tiempo máximo de estancia permitida será de dos horas. Estos 120 minutos costarán 1,50 euros. Los visitantes podrán aparcar en zona de residentes (verde), pero sólo una hora, y los residentes podrán hacerlo en zonas de visitantes durante dos horas y con los mismos precios que los conductores de paso.

Pago fraccionado

La principal novedad de los parquímetros respecto al actual sistema de la ORA es que se podrá pagar por fracciones de cinco minutos. Otra de las novedades del nuevo sistema de aparcamiento es que algunos centros comerciales tendrán un parquímetro dentro de sus instalaciones.

El horario será, los días laborables, de 9.00 a 20.00, y los sábados, de 9.00 a 15.00. Los domingos, el sistema de parquímetros no funcionará. En la primera fase habrá 600 vigilantes privados. Los tiques tendrán un chip. Con un lector óptico, el vigilante sabrá si el vehículo lleva más tiempo estacionado del permitido. Pero la sanción deberá ponerla siempre un policía municipal.

Con esta medida, el Ayuntamiento pretende disuadir a diario a unos 120.000 conductores de que entren con el coche en el centro de la capital. Alrededor de medio millón de automóviles entran todos los días en la zona centro desde la periferia. La intención del edil es que los madrileños 'vayan a trabajar en transporte público'.

Las firmas FCC, Ferrovial y Sufi-Setex fueron elegidas en junio por el Gobierno municipal para gestionar este sistema de aparcamiento. En total, las tres empresas recibirán del Ayuntamiento un canon anual de 11,9 millones de euros hasta 2013. La Concejalía de Hacienda no prevé que el Consistorio recupere esa cantidad de dinero con la recaudación de los parquímetros. Estas empresas contratarán a 75 vigilantes para que controlen los aparcamientos. Diez vehículos apoyarán a los vigilantes en sus tareas.

Aunque las empresas privadas se encargarán de gestionar los parquímetros y de poner el personal de vigilancia, el Ayuntamiento tendrá que aportar la Policía Municipal y la grúa. Los agentes deberán acudir en el caso de que la grúa tenga que llevarse algún coche porque su conductor haya olvidado retirarlo.

Los trabajadores de la actual ORA tendrán dos salidas laborales: vigilar los carriles-bus y controlar que los vigilantes privados de los parquímetros hacen bien su trabajo. Las empresas adjudicatarias, a su vez, han contratado los servicios de la multinacional norteamericana Schlumberger-Sema por siete millones de euros. Esta compañía es la que servirá los parquímetros, que tienen la posibilidad de funcionar con energía solar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002