Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje a Juan Luis Galiardo en el festival Alcances

El actor Juan Luis Galiardo fue protagonista de la gala de clausura que anoche puso fin a la 34ª Muestra Cinematográfica del Atlántico, el popular festival Alcances. El escenario del Gran Teatro Falla de la capital gaditana acogió dicho acto y la entrega de los premios de la sección oficial.

Sanroqueño de 62 años, Galiardo no pudo ocultar la emoción que le produjo el reconocimiento de Cádiz y de Alcances a su trayectoria como actor. 'Es una oportunidad para dar un paseo por los recuerdos, cuando Cádiz quedaba siempre a un lado del viaje y veníamos al encuentro de las emociones. Los seres humanos somos eso, emoción, y la soberbia del intelecto no puede traspasarla', confesó.

El actor tuvo un recuerdo especial para sus padres. 'El norte de mi vida ha sido siempre un encuentro y un desencuentro con mi familia. Hoy, en este acto sereno, sé que los llevo en mi corazón'.

Tras inaugurar la pasada temporada un teatro con su nombre en su localidad natal, San Roque, Galiardo se resiste a aceptar el difícil papel de profeta en su tierra. 'Cádiz es un lugar lleno de poetas, de gente valiosa. Yo sólo soy una persona más aquí, un hombre de taberna que se siente muy mortal. Creo que lo que mis paisanos admiran de mí es la capacidad que tengo para asumir mi pequeñez', afirmó.

Amigo y crítico

Desde que Alcances 2002 fuera inaugurado el pasado día 5 de septiembre, una retrospectiva antológica ha repasado la carrera de Juan Luis Galiardo, desde La canción del olvido de Juan de Orduña hasta Adiós con el corazón de José Luis García Sánchez. Para este último, con quien Galiardo ha colaborado en numerosos largometrajes, tuvo también palabras de gratitud: 'A José Luis y a Rafael [Azcona, guionista] les debo el profundo cariño del amigo, que les llevó a escribir personajes para mí y me dieron las claves para cambiar del arquetipo de persona corta y con sifón al de perdedor. García Sánchez es además, como buen amigo, el crítico más duro que tengo'.

Juan Luis Galiardo no tardará en volver a las tablas del Gran Teatro Falla, esta vez como actor de teatro: dentro de unas semanas presentará en Cádiz el espectáculo 10. 'El teatro, para un actor histriónico como yo, es el marco preferido. Siempre trato de tener una obra en preparación. La muerte me sorprenderá haciendo teatro', dijo Galiardo.

Si el cine y el teatro han sido y son sus dos novias, su paso por la televisión le hizo sentirse 'como un prostituto de lujo'. 'Fui un trozo de carne en busca de su destino, fui el galán, el huérfano. Ahora soy un señor mayor, pero también un actor promesa, que siempre espera que jóvenes talentosos como Fernando León, David Trueba o Santiago Segura me reconduzcan por el buen camino', apostilló.

Quijote

Su última gran satisfacción hasta la fecha ha sido la oportunidad de encarnar a Don Quijote en una producción de Manuel Gutiérrez Aragón: 'Uno no debe esperar de esta vida más que las cosas razonables y pensar que el trabajo, una vez que se termina, ya no nos pertenece, es del público. Con el Quijote, sin embargo, me ha sucedido algo especial: me emociono cada vez que lo veo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002