Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU denuncia la siniestralidad laboral y Aznar replica que es competencia de las autonomías

El vicepresidente económico acusa a la 'ecotasa' de la caída del turismo en las Baleares

José María Aznar, presidente del Gobierno, corresponsabilizó ayer a las autonomías de la siniestralidad laboral en España. "Seguro que sabe su señoría que las competencias ejecutivas en esta materia corresponden a las comunidades autónomas", respondió al coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, que le había reclamado que tenga en cuenta a los "574 fallecidos en su puesto de trabajo en lo que va de año, un 11% más que el año pasado, cinco muertos diarios". En la misma línea de desviar la culpa a las autonomías, el vicepresidente económico, Rodrigo Rato, vinculó la caída del turismo en Baleares con la ecotasa.

El presidente del Gobierno anunció ayer que va a ofrecer tres planes contra la siniestralidad laboral a sindicatos y empresarios para intentar frenar los accidentes laborales. Un "plan especial de inspección en sectores como la construcción", que es el que sufre más muertes en el puesto de trabajo; un "plan de actuación preferente" para los sectores "donde se concentran la gran mayoría de los accidentes de trabajo", y "una reforma de la normativa de prevención de riesgos laborales y de la ley de infracciones de orden social".

"Disminución"

El presidente, en todo caso, prefirió dar datos distintos a los ofrecidos por Llamazares sobre siniestralidad. Comparó las cifras de enero a julio de este año con las del mismo periodo de 2001 para concluir que "la siniestralidad ha disminuido en un 3,2% en términos absolutos" y "en un 6,3% el número de accidentes por cada 100.000 ocupados". Aznar sí admitió que la "siniestralidad más grave", es decir, los accidentes mortales en el puesto de trabajo, "han evolucionado de forma más negativa", pero son sólo el "1,5% del total".

Aznar recordó que el informe encargado al ex presidente del Consejo Económico y Social Federico Durán "ya está terminado". Lo estuvo en marzo. Y que el Gobierno ha convocado "para el próximo octubre la mesa de diálogo social para la siniestralidad laboral". Además, el presidente añadió que "se va a convocar la conferencia sectorial" para que las autonomías atiendan a su cuota de responsabilidad en este problema.

Rodrigo Rato también descargó en las autonomías la crisis del turismo. El diputado Joan Ignasi Pla, candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad Valenciana, le preguntó si la crisis del turismo tiene que ver con la ecotasa, el impuesto con que el Gobierno de Baleares (que preside el socialista Francesc Antich) grava las pernoctaciones en las islas. Rato replicó que sí, porque esa crisis se concentra en Baleares.

Pla, indignado, replicó con una encendida defensa de Antich. "Es intolerable e irresponsable que miembros de su Gobierno se dediquen a airear públicamente las maldades de la ecotasa sin ningún respeto a las decisiones autónomas de un gobierno de este país", espetó Pla tras recordar a Rato que Baleares "aporta el 30% del sector turístico español".

El vicepresidente respondió con una catarata de datos para demostrar que "Baleares es el destino que registra un comportamiento más negativo en la entrada de turistas extranjeros". Rato concluyó que es su "responsabilidad" decirle "a los ciudadanos lo que sucede" en comunidades autónomas gobernadas por distintos partidos.

"Al colega Matutes"

Los socialistas han decidido mantener la presión sobre el Gobierno respecto a la venta de Transmediterránea a un grupo del que forma parte el empresario y ex ministro de Exteriores del PP Abel Matutes. "Ustedes van a vender Transmediterránea a un consorcio participado por su colega Abel Matutes", señaló el diputado socialista canario José Segura.

"Hace dos años, Transmediterránea, que dependía del ministro de Economía y Hacienda, del señor Rato, vendió a buen precio un barco al grupo Matutes". Y añadió Segura: "Una naviera pública, dependiente del Gobierno del PP, le vendió uno de sus barcos a un ministro del PP y ahora, en la misma ruta marinera, le van a vender toda la flota". Segura señaló que, en efecto, el grupo Matutes solo participa en la compra con un 10%, pero "se verá qué pasa en los meses próximos en las transferencias accionariales".

Segura recordó que Transmediterránea ha recibido en los últimos años 40.000 millones de pesetas en fondos públicos. El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, aseguró que la decisión todavía no está tomada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002

Más información