Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
C. VALENCIANA

El fiscal jefe solicita una reforma del Código Penal y aumentar las penas por malos tratos

La colaboración vecinal permite detener en Castellón a un hombre cuando agredía a su mujer

Enrique Beltrán, fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), ha sido contundente: 'Las penas son de poca monta. Si alguno pasara meses sin salir de la cárcel, otros se lo pensarían, no les valdría la pena'. Beltrán considera que es necesario endurecer los castigos. Ello supone una reforma del Código Penal. A su vez, el decano de los jueces, Fernando de Rosa, afirmó que convendría aprobar el acceso al divorcio automático, lo que exige una reforma en el Código Civil. Ambos apuestan por la toleracia cero, que ayer permitió tras una denuncia vecinal detener a un hombre cuando agredía a su mujer.

El mismo día en el que el Partido Popular rechazaba en las Cortes la propuesta de actuación integral presentada por el PSOE, el fiscal jefe del TSJ, Enrique Beltrán, pedía un compromiso serio, al margen de cuestiones partidistas, 'capaz de dar respuesta ante un gravísimo problema'.

Beltrán, que considera que la solución no es sólo policial o sólo judicial, sino que 'es un conjunto de actuaciones que deben implicar a todos los agentes sociales, políticos y judiciales', rechazó ayer planteamientos como los expresados por el presidente del Gobierno, José María Aznar, el pasado fin de semana. 'Dice que va a barrer las calles de pequeños delincuentes. Bien, pues para barrer hacen falta escobas y barrenderos, y no tenemos bastante ni de una cosa ni de la otra. Que se pongan de acuerdo los partidos políticos para arbitrar los recursos humanos y materiales para luchar con garantías de éxito contra algo tan grave y preocupante como los malos tratos habituales en el seno de la familia', aseguró. El fiscal jefe del TSJ considera urgente un acuerdo político de carácter estatal.

Divorcio automático

También en la línea de las reformas legales se pronunció ayer el decano de los jueces, Fernando de Rosa, quien defendió la concesión del divorció automático, sin pasar previamente por la situación de separación, en aquellos casos de riesgo. Ello supondría una reforma del Código Civil 'que debe considerarse'. 'Al suprimir la separación y conceder directamente el divorcio se evitaría un peligroso periodo en el que suele aflorar la violencia', dijo el juez decano.

De Rosa apuesta igualmente por una alianza de todas las fuerzas políticas contra la violencia de género. 'Debe ser una cuestión de Estado. Convendría crear una plataforma estatal conjunta contra la violencia de género. No se trata de una carrera por ver quien propone más cantidad de cosas y quien lo hace antes. Este problema es muy grave y está por encima de partidismos. Si hay buenas ideas, se ponen en marcha con independencia de quien las haya propuesto', explicó.

El decano de los jueces, sin embargo, no se conforma con la modificación de los códigos civil y penal actualmente vigentes. De Rosa entiende que la reforma debe ser mucho más profunda y que tendrá elementos que tardarán mucho en dar frutos. 'Es necesario plantearse una reforma educativa en que se aborde el problema de la violencia doméstica', aseveró.

Fernando de Rosa afirmó también que la medida anunciada tanto por el presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, como por el Consejero de Bienestar Social, Rafael Blasco, de justicia gratuita para las víctimas de la violencia doméstica 'ya se está haciendo desde hace tiempo'. En concreto, 'en el caso de los episodios considerados delitos es automático y en aquellos considerados faltas, se solicita y el juez lo concede o no en función de unos parámetros. La justicia gratuita para las víctimas ya es una realidad'.

Según De Rosa, uno de los principales problemas reside en la 'falta de coordinación' entre las distintas administraciones, 'incluso dentro de los propios juzgados', que en diversas ocasiones dificulta tanto la protección de la víctima como la represión de los maltratadores. 'Tenemos que estar coordinados los servicios sociales, sanitarios y policiales, y si es necesario crear una comisión que analice la comunicación entre los mismos, observe los detalles y plantee posibles soluciones', indicó.

El secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, reclamó ayer al presidente Olivas que la Comisión Interdepartamental del Consell para combatir la violencia doméstica 'no sea una puesta en escena más ni un paripé'. Pla afirmó que el camino iniciado por Olivas no le gusta porque 'ha anunciado como medida algo que está obligado a hacer por los centros de atención 24 horas, como es que 20 mujeres puedan tener la teleasistencia'. Fuentes de la Consejería de Bienestar Social, negaron que la teleasistencia estuviera incluida en el contrato de adjudicación de servicios de los Centros 24 horas.

Por su parte, la portavoz de la Mujer del Grupo Parlamentario Popular, Mónica Lorente, acusó al PSPV-PSOE de 'hacer demagogia política con un tema tan sensible como el de la violencia doméstica' y se refirió a Pla para decirle que 'debía referirse también a los casos de violencia doméstica en Andalucía, porque no es un problema sólo de la Comunidad Valenciana'.

El punto en común entre las fuerzas políticas y los distintos agentes con responsabilidades frente a la violencia de género es la tolerancia cero, lo que afecta directamente al entorno más inmediato. Ayer, en Castellón, una denuncia vecinal permitió la detención de David K.L., de 34 años, quien supuestamente había agredido a su mujer, en presencia de los dos hijos menores de la pareja, y cuyos gritos alertaron a los vecinos. La mujer permanece ingresada en el Hospital General de Castellón, donde se recupera de las lesiones que presentaba. Y los menores están internados provisionalmente en el centro Penyeta Roja. El detenido pasará a disposición judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de septiembre de 2002