Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat cierra una de las chimeneas de la térmica de Sant Adrià por contaminar

Medio Ambiente asegura que Fecsa se comprometió hace un año a solucionar el problema

El Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat ordenó ayer el cierre de una de las tres chimeneas de la central térmica de Sant Adrià de Besòs que el pasado lunes emitió partículas contaminantes. La situación se arrastra desde hace más de dos años y durante este tiempo la empresa Fecsa-Endesa, propietaria de la central térmica, ha recibido continuos requerimientos para que se ponga fin a esta situación. Como no ha sido así, el Gobierno autonómico ha clausurado la chimenea, una medida que desde hace tiempo le venían reclamando los ayuntamientos de Sant Adrià de Besòs y Badalona.

La térmica de Sant Adrià, situada junto a la playa de este municipio, tiene tres chimeneas. Dos funcionan habitualmente y utilizan como combustible el gas natural, pero la otra, el llamado grupo de producción de energía II, emplea fuel. Esa chimenea se pone en marcha de manera ocasional, cuando la demanda de energía es muy alta, y es en el momento de arrancar cuando se produce la emisión de las partículas contaminantes, procedentes de los residuos acumulados en su interior. La consecuencia de esa emisión es la aparición de unas manchas de color terroso y de aspecto aceitoso sobre la superficie de vehículos y azoteas de las zonas afectadas.

Medio Ambiente dictó ayer la orden de cierre de esa chimenea, pero éste no se materializará hasta que no concluya el expediente sancionador, un trámite que puede durar varios días. En cualquier caso, la Generalitat resaltó ayer que no dará marcha atrás al cierre de la chimena aunque Fecsa-Endesa anuncia medidas correctoras para solucionar el problema. 'Hace un año ya se comprometierton a corregir la situación y a avisarnos cada vez que se pusiera en marcha esta chimenea y no lo han hecho', declaró Alfons Pérez Salgueiro, director general de calidad ambiental.

Satisfacción municipal

Por su parte, un portavoz de la empresa eléctrica declinó pronunciarse sobre el cierre de la chimenea al no tener constancia oficial de la decisión. 'Nos hemos enterado por los medios de comunicación, pero en cualquier caso, siempre estaremos al servicio de la Administración y para facilitarles al máximo el trabajo', aseguraron las mismas fuentes. El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs expresó su satisfacción por la medida, reclamada desde la emisión de las primeras partículas contaminantes, hace ya más de dos años.

Fue el 21 de junio de 2000 cuando los ayuntamientos de Sant Adrià de Besòs y Badalona hicieron saber a Medio Ambiente la aparición de las partículas contaminantes en una amplia zona de la frontera entre esos municipios. Tras analizar las manchas se conluyó que procedían de esa chimenea de la central térmica y se abrió a Fecsa un expediente sancionador.

El primer expediente de Medio Ambiente contra la térmica fue paralizado después de que un juzgado abriese diligencias penales por los hechos, pero el caso fue archivado en junio de 2001 al no apreciarse delito. En el mes de septiembre del año pasado, el Ayuntamiento de Sant Adrià informó de nuevo de la emisión de partículas contaminantes en una zona de la costa que limita con Badalona. Se tomaron nuevas muestras en coches y terrados y se comprobó que coincidían plenamente con otras extraídas de la chimenea.

Medio Ambiente requirió entonces a Fecsa para que adoptase medidas correctoras, preventivas y de control y para que comunicase a la Administración cada vez que esa chimenea se pusiera en marcha. Pero por primera vez también se advirtió a la compañía que si se repetían esos hechos, se cerraría la instalación. En estos 12 meses no se habían hallado nuevas emisiones, hasta que el pasado lunes volvieron a aparecer las manchas de color terroso y aspecto aceitoso en dos calles del barrio de Sant Joan Baptista de Sant Adrià. Los efectos eran visibles en el mobiliario urbano, la ropa tendida en los balcones y los coches aparcados en la calle. El detonante final para ordenar el cierre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de septiembre de 2002