Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Banquete en un centro de cría caballar

La finca cedida por un amigo de Aznar para la boda es un centro agropecuario con un palacete de estilo neobizantino

El banquete de la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag, servido por 200 camareros de la empresa del restaurador José Luis con un menú que ayer por la noche estaba aún decidiendo la pareja, se celebrará en una finca de 1,5 hectáreas situada en San Lorenzo de El Escorial, en la sierra de Madrid. Su dueño, Jaime Moreno García, ha cedido gratuitamente las instalaciones para el festejo a su amigo el presidente del Gobierno. Los terrenos se sitúan en una zona de robles y fresnos que gozan de protección especial.

Una empresa de Moreno, Los Arcos Sistemas de Gestión, explota la finca desde hace tres años como lugar para celebrar bodas, bautizos o comuniones, a razón de 100 euros por cubierto como precio medio o, si tan sólo se desea alquilar la finca, a 2.100 euros, según explica el empleado Pascual Sanz, aunque aún carece de licencia de actividad. Aunque José Luis no ha querido dar el precio del menú que servirá, usualmente oscilan entre los 78 y los 90 euros.

Los Arcos del Real, que así se llama la finca, tiene un curioso historial urbanístico ligado al negocio agropecuario. Los propietarios solicitaron hace 17 años licencia para una "instalación de cría y doma de caballos". El centro fue legalizado en junio de 2000 por la comisión de Gobierno del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, donde gobierna el PP.

Ahora se anuncia como "un palacete neobizantino donde fuego, tierra y agua se dan cita acompañando su cuidada arquitectura". La publicidad continúa resaltando los "jardines, patios de ensueño y una decoración exquisita, un conjunto de elementos naturales y artísticos que convierten a esta finca en el marco ideal para conseguir que cualquier celebración sea un éxito. Dispone de una capacidad de entre 150 y 500 personas en un espacio único, con grandes ventanales que miran a la naturaleza".

La excepcionalidad de la boda del próximo jueves, con 1.000 invitados entre los que se encuentran los Reyes de España, cuatro presidentes de Gobiernos extranjeros, todos los ministros y ex ministros de Aznar, así como los presidentes de las principales instituciones del Estado, ha obligado a levantar varias carpas junto al palacete.

Tras la comida seguirá la fiesta con la música de Tito Muñoz, un cantante de rumbas habituado a celebraciones de la realeza (cantó en la despedida de soltera de la infanta Elena ), al que Agag le pidió que cantara en la boda.

El palacio pertenece a un proyecto de centro de cría caballar que aún carece de licencia de actividad para celebraciones, aunque en este caso concreto no es esta empresa la que organiza el acto, ya que el catering es ajeno y se cede el local gratuitamente. El dueño de la finca preguntó al Ayuntamiento de San Lorenzo por este caso, y recibió la respuesta el 30 de agosto: "En tanto no esté otorgada una actividad específica y excluyente, cualquier ejercicio de una actividad privada en una finca privada solo tiene como condicionamiento el cumplimiento de la legislación civil", informó el secretario municipal.

Con esta respuesta se respaldaba la legalidad de la celebración del banquete en esta finca, aunque carezca de licencia de actividad y haya celebrado numerosos actos en sus tres años de actividad. "Los viernes, sábados y domingos damos bodas y los días de entre semana, organizamos reuniones de empresa", explicó ayer Sanz.

El alcalde de San Lorenzo, José Luis Fernández Quejo, del PP, declaró a EL PAÍS que Moreno "conoce al presidente y a su esposa desde hace ya tiempo" y que fue él quien "le escribió una carta a la esposa del presidente, Ana Botella, en la que ponía su finca a disposición de la familia para la celebración de la boda". "Además, el catering lo hace José Luis, no la empresa que organiza allí las bodas normalmente [Real Buffet's]", explica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de septiembre de 2002