Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fuerte demanda obliga al Ayuntamiento a programar otras 1.000 plazas de guardería

La concejal de Educación de Barcelona plantea a la Generalitat crear 15 centros más

Barcelona no había estrenado guardería municipal desde tiempos de la transición. El convenio entre Ayuntamiento y Generalitat para crear 1.000 plazas nuevas antes de 2003 ha cambiado la situación. Este curso estarán disponibles 516 nuevas unidades. Sin embargo, la oferta pública sigue estando por detrás de la demanda de la ciudadanía. La regidora de Educación, Marina Subirats, reconoció ayer que la oferta es aún 'claramente insuficiente' y anunció que va a plantear al Departamento de Enseñanza la creación en 2004-2005 de otras 1.000 plazas en 15 centros.

Las cifras de preinscripción en la red de guarderías municipales dan fe de que la oferta actual en Barcelona es deficiente: 1.800 familias que habían solicitado plaza en un centro público no lograron inscribirse por falta de unidades suficientes. El resultado es que el 73% de los niños de Barcelona de 0 a 3 años tienen que recurrir a un centro privado no concertado. 'Y habría que ver las condiciones de algunas de esas guarderías', afirma Luz Jabardo, de la federación de Enseñanza de CC OO. 'Muchas de ellas son un simple negocio de aparcamiento de niños, y de hecho, sólo se necesita un certificado de Sanidad y un permiso de Comercio para abrir una guardería', asegura Jabardo.

Tras muchos años de reclamaciones por parte de las familias y los sindicatos, la presión social ha empezado a dar sus frutos. Hasta el año 2001, el consistorio gestionaba 39 guarderías con 2.230 plazas y la Generalitat otras cinco instalaciones. Aquel año ambas instituciones firmaron un convenio para crear 15 nuevas guarderías con 1.000 plazas entre 2002 y 2003. La inversión global para los 15 nuevos centros asciende a 10,9 millones de euros. De éstos, el Ayuntamiento aportará 5.498 para la construcción y 1.803 para los equipamientos, mientras que la Generalitat colaborará con 3,6 millones de euros también para la construcción. De esos centros, nueve se estrenarán este curso que ahora empieza y los otros seis se abrirán en septiembre de 2003. Ahora la concejalía de Educación de Barcelona se propone plantear al Gobierno catalán la necesidad de crear otras 1.000 plazas más a partir de 2004, para lo que pide la correspondiente financiación.

De las nueve guarderías que ahora se estrenan, que tienen 63 plazas cada una y 5 profesores por centro, dos están ubicadas en el distrito de Sant Martí, otras dos en Ciutat Vella y un par más en Horta-Guinardó. Las tres restantes se han construido en Nou Barris, Sant Andreu y Sarrià-Sant Gervasi. Según la titular de Educación, las guarderías están equipadas para 'educar y formar, además de cuidar a los niños'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de septiembre de 2002