Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El compañero de la mujer acuchillada en Basauri dice que se le 'fue la mano'

La Ertzaintza le detuvo ayer en Deusto, junto a la hermana y el cuñado que le ocultaron

Agentes de la Ertzaintza detuvieron ayer en el barrio bilabíno de Deusto a G. P. C., alias El Vargas, de 36 años de edad y vecino de Basauri, por el asesinato a cuchilladas de su compañera sentimental, el pasado 23 de agosto, en su domicilio en la citada localidad. El detenido reconoció su autoría en el homicidio y alegó que se le 'fue la mano'. También se ha arrestado al cuñado y a la hermana del presunto homicida como encubridores de éste.

María Begoña Gómez Gutiérrez, de 33 años y con dos hijos de uno y tres años, murió hace una semana en el portal de su domicilio, tras recibir numerosas cuchilladas en el pecho y en el cuello, algunas de ellas mortales de necesidad. Su compañero sentimental fue desde el primer momento el principal sospechoso del crimen. Cuando la policía llegó al número 16 de la calle Baskonia de Basauri, avisada por los vecinos, él ya había huido.

Con un amplio historial delictivo, con detenciones por robos con intimidación, tráfico de estupefacientes, estafa, timo y lesiones con arma blanca, G. P. C. no habría tenido ningún problema en 'hacerse con documentación falsa y salir del país', según señala la Ertzaintza. Sin embargo, ayer por la mañana, tras permanecer una semana huido, el presunto homicida acudió con el cabello teñido de rojo a una entrevista en Deusto con algunos familiares. Allí fue donde le detuvo la policía vasca. Entre sus pertenencias, los agentes han encontrado un resguardo del registro domiciliario realizado por la Ertzaintza hace varios días en el piso de su cuñado.

Poco después, los mismos agentes detuvieron por encubrimiento a la hermana de G. P. C., de 17 años, y al cuñado, J. C. P. P,. de 29 años. El homicida se ha ocultado todo este tiempo en una pensión de Barakaldo y en la casa de su cuñado y su hermana.

Las investigaciones de la policía han desvelado que la mujer asesinada había sufrido ocho agresiones desde febrero de 1999 hasta la fecha de su muerte tras mantener violentas discusiones de pareja. A consecuencia de los golpes recibidos en alguno de estos episodios, la víctima ingresó en diferentes centros sanitarios de Vizcaya. Sin embargo, en todas las ocasiones se negó a identificar a su agresor y a denunciarle, aunque las declaraciones recabadas por la policía apuntaban a su compañero sentimental. Se da la circunstancia de que, en octubre de 2000, la pareja fue detenida en el barrio de Bilbao La Vieja por un delito contra la salud pública. En el momento de la detención, María Begoña Gómez Gutiérrez amamantaba a su hija.

El detenido, G. P. C., que permanece en dependencias de la policía vasca a la espera de ser presentado ante el juez, ha afirmado que se deshizo del arma homicida -una navaja que siempre llevaba encima- tirándola en Bilbao a un contenedor de basura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de agosto de 2002