Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Defensor del Pueblo investigará la muerte en soledad de 66 ancianos

Casi 100.000 mayores viven con ingresos inferiores a los 300 euros mensuales

Sesenta y seis ancianos han muerto en soledad en sus casas desde que comenzó el año. En todo 2001 fallecieron en iguales circunstancias 76 mayores de 65 años. Ante esta situación, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha abierto una investigación para averiguar la situación en la que vive este colectivo y si los servicios sociales del Ayuntamiento y del Gobierno regional le prestan la atención suficiente.

El Defensor del Pueblo ha pedido al Ayuntamiento y a la Consejería de Servicios Sociales de la Comunidad información completa sobre la situación de los mayores de 65 años y sobre la atención que reciben por parte de los servicios sociales de ambos organismos. La investigación se ha abierto a raíz de la muerte en soledad de 66 ancianos en estos ocho primeros meses del año.

El defensor del pueblo, Enrique Múgica, señaló que la institución que representa ha abierto la investigación a partir de las quejas que ha recibido, en las que se planteaban las 'deficiencias' en la atención a los ancianos por parte de las 'administraciones competentes'.

El grupo municipal de Izquierda Unida presentó a principios de este mes un escrito al Defensor del Pueblo en el que denunciaba la situación de soledad y desamparo en la que viven los ancianos de Madrid. Sesenta y dos mayores de 65 años habían muerto en ese momento solos en sus casas, la mayoría de ellos en la capital. Esa cifra va en aumento, y ya son 66 las personas que han fallecido en similares circunstancias, encontradas en el suelo, muertas desde hacía días.

Plan Gerontológico

Múgica se ha interesado por las medidas que las administraciones han adoptado y que se van a llevar a cabo para la protección y asistencia de los ancianos, un colectivo que, según el propio Defensor, 'seguirá aumentando, y cuyas necesidades actuales han desbordado ya los objetivos programados en el Plan Gerontológico aprobado en 1991'.

En el escrito de IU, el grupo denuncia que en Madrid capital viven más de medio millón de ancianos, el 19,26% de la población de Madrid. De ellos, 130.000 viven completamente solos. La mayoría están desatendidos, según IU, y el plan aprobado hace más de diez años no se ha cumplido, algo que estudiará el Defensor del Pueblo. El grupo municipal afirma que los objetivos recogidos en el Plan Gerontológico en cuanto a servicios de ayuda a domicilio, teleasistencia, plazas en centros de día y residencias para ancianos, no se han alcanzado.

La portavoz de IU en el Ayuntamiento, Inés Sabanés, ha expresado su satisfacción por la apertura de la investigación, ya que 'da respuesta a ese escrito' que su grupo municipal presentó el pasado día 9. Sabanés declaró que este hecho significa que se abre un camino para solucionar la situación de cientos de miles de ancianos.

Sin embargo, añadió que se sentía 'algo frustrada' porque Enrique Múgica tenga que intervenir debido a que los servicios sociales de las administraciones local y regional no dan soluciones a este colectivo. La concejal socialista Noelia Martínez añadió que es 'vergonzante' que la 'dejadez' de los dos gobiernos haya llevado al Defensor a abrir una investigación. Tanto Sabanés como Martínez aplaudieron la decisión tomada por este organismo público.

La Consejería de Servicios Sociales declinó realizar declaraciones sobre la investigación de Enrique Múgica, ya que, según fuentes del organismo, de momento no han recibido ninguna 'notificación' por parte del Defensor del Pueblo. Dichas fuentes añadieron que se trata de un tema municipal'. Este periódico intentó obtener, sin éxito, la versión de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid.

La queja de Izquierda Unida presentada ante el Defensor recoge que el 35% de los mayores de la capital tiene un estado de salud malo o regular. El 22% carece de calefacción en su casa, un 2,3% de agua caliente, y el 15% no tiene teléfono.

Estas carencias aumentan, según Izquierda Unida, en los casos de personas que viven solas. Los datos económicos de este sector de la población no son mucho más alentadores. Cerca de 100.000 mayores de la ciudad tienen ingresos mensuales por debajo del umbral de la pobreza (unos 300 euros al mes), y unos 4.000 viven en la pobreza severa.

En la región viven 684.000 ancianos. De ellos, sólo 20.000 tienen servicio de ayuda a domicilio. Los que están atendidos por teleasistencia son 16.000. En la Comunidad existen 13.000 plazas en residencias públicas, y hay creados 1.300 centros de día, según datos de la Comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de agosto de 2002