Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil crea el mayor parque de selva tropical del mundo

La reserva amazónica es casi del tamaño de Suiza y alberga especies únicas

Río de Janeiro

El presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, firmó ayer, a cuatro días del inicio de la Cumbre de Johanesburgo, la creación del mayor parque tropical del mundo: el Parque Nacional de Tumucumaque. La reserva tiene una superficie de 38.874 kilómetros cuadrados, casi tanto como Suiza, y está situada en el noroeste del país, en la frontera con la Guayana francesa y Surinam. Es una zona deshabitada y de gran valor ecológico.

'Nos gusta batir récords', afirmó Cardoso después de firmar el decreto de creación del parque. Y es que la nueva reserva supera en 2.300 kilómetros cuadrados al Parque de Slonga, en la República Democrática del Congo, que hasta ayer era la mayor selva protegida.

El nuevo parque supone un primer paso para la conservación del 10% de la Amazonia, un compromiso que adquirió el Gobierno brasileño en 1998. El parque de las montañas de Tumucumaque, situado en el estado de Amapá, supone un 1% de la superficie total. Cardoso aseguró: 'Si no logramos proteger al menos el 10% de la Amazonia, Dios sabe qué precio van a pagar las próximas generaciones'. Con éste ya hay protegidos 174.500 kilómetros cuadrados de selva, un 2% de Brasil.

La reserva ha sido delimitada por el Gobierno brasileño y la organización ecologista Fondo Mundial para la Naturaleza (en inglés, WWF). Ésta aporta un millón de dólares para infraestructuras y equipamentos. Brasil espera recibir dinero de instituciones internacionales.

WWF señala que muchas de las especies del parque no se encuentran en ningún lugar del mundo, sobre todo peces y aves acuáticas. En la reserva también se pueden encontrar jaguares, primates, tortugas de agua dulce, ejemplares de águila arpía y rarezas como el agutí (un roedor mayor que una liebre). 'Tumucumaque está en una de las regiones más ricas de América del Sur', declaró el director general de WWF, Claude Martin. El parque está deshabitado, ya que no se han encontrado asentamientos indígenas.

Para crear la reserva, Cardoso ha tenido que aplicar toda su autoridad frente a los alcaldes de la región, que tienen intereses en la zona. La semana pasada se registraron más de 40.000 focos de incendios en la Amazonia. Ahora, la zona queda vetada a la industria maderera.

Con la creación del parque, Brasil no llega con las manos vacías a la cumbre de Johanesburgo, para no ser acusado de dejar la Amazonia en manos de los especuladres. Cardoso, ante las llamadas internacionales de que la Amazonia, el mayor pulmón del planeta, es de todos, va a llevar a la cumbre de la Tierra, que comienza el lunes, una petición concreta de ayuda financiera internacional para la defensa de la Amazonia. Cardoso va a pedir tambien que los países más desarrollados, 'los que más ensucian el planeta', aumenten su constribución en la financiación de la protección del medio ambiente.

La reserva estará vigilada por el ejército, y su acceso, al menos inicialmente, estará restringido a científicos. Acceder al parque es difícil, ya que no hay carreteras y es imposible navegar los ríos durante la mayor parte del año debido a los rápidos y cascadas. El parque abriga los nacimientos de los principales ríos de Amapá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de agosto de 2002