Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

HSBC compra el banco mexicano Bital, del que es socio el SCH

El grupo británico Hong Kong Shangai Banking Corporation (HSBC), compitiendo con la banca española, amplió su presencia en México y en América Latina al comprar el grueso del quinto principal banco nacional, el Grupo Financiero Bital, por 1.140 millones de dólares en efectivo. Las familias de Luis Berrondo, Jorge Esteve y Juan Sánchez Navarro vendieron cerca del 74% de las acciones en una operación que no incluyó el paquete del 26% en manos del Banco Santander Central Hispano (BSCH), cuyos directivos deberán negociar la convivencia o la venta, según fuentes bancarias. Portavoces del banco presidido por Emilio Botín dijeron, no obstante, que no obstaculizarían la toma de control de Bital por el HSBC.

El mayor banco de Europa explicó que la adquisición del banco mexicano responde a una estrategia encaminada a fortalecer su presencia en la región. El movimiento, según un comunicado, obedece a su estrategia para elevar su perfil y participar de las transacciones derivadas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que entró en vigor en enero de 1994 y agrupa a Estados Unidos, México y Canadá.

Bital tiene cerca de 1.400 sucursales y seis millones de clientes, y es uno de los dos únicos bancos en México que todavía no estaban bajo control extranjero. El BBVA y el Santander son actores fundamentales en un sector que apostó por un país, que ha demostrado estabilidad después de la bancarrota ocurrida en las Navidades de 1994. Los analistas estiman que México es una apuesta segura a largo plazo porque, entre otras razones, sus lazos políticos y comerciales con Estados Unidos son muy estrechos. De sobrevenir una crisis nacional, como la ocurrida hace ocho años, es previsible que el país con el que comparte 3.200 kilómetros de frontera saliera de nuevo en su ayuda.

La familia mexicana Berrondo controla más de 50% del Bital, y el español Banco Santander Central Hispano (SCH), el 26%, y el grupo holandés de seguros ING, el 19,2% a cambio de 200 millones de dólares en dinero fresco que pagó este mismo año.

Renuncia

A mediados del pasado mes de julio, Santander rechazó una oportunidad para aumentar su participación en Bital, argumentando que el precio pedido era excesivo, y esa negativa se interpretó como una inminente venta.

La operación puede quedar concluida a finales de este año. Las autoridades mexicanas antimonopolio deberán aprobarla. 'Se cree que la compra no va derivar en un traumático proceso de absorción, y numerosos despidos', como los ocurridos durante la absorción acometida por el BBVA con Bancomer, y el Santander Central Hispano con Serfin, dijo el analista Daris Celis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de agosto de 2002