Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'EL EMBOLAO' | CINE

Fórmula antigua

El embolao viene de arrasar en las taquillas de Francia, está protagonizada por un actor allí muy conocido, Lanvin, y se apoya en esquemas más viejos que el tiempo: dos amigos cuyas vidas les hacen especialmente no aptos para serlo (aquí, un preso en fuga y su celador, que comparten, entre otras cosas, el destino de un billete de Loto premiado), un marco geográfico en el cual se desenvuelven con el mismo garbo que un pingüino en el desierto, y una aventura anexa, la persecución doble -la de ellos al billete y la que ellos sufren por parte de un vengativo gángster-.

El resultado es una comedia de enredos y tortazos ya vista mil veces, de comicidad no apta para almas sensibles y de ritmo entre cardiaco y espástico. Sólo tiene un aliciente, mirado desde óptica española: la presencia de Rossy de Palma en un papel tan desopilante como, en el fondo, atlético e impensable..., un pasatiempo menor en medio del más general hastío.

EL EMBOLAO

Directores: Alain Berbérian y Frédéric Forestier. Intérpretes: Gérard Lanvin, Benoît Poelvoorde, José García, Rossy de Palma, Djimon Hounsou. Género: aventuras, Francia, 2001. Duración: 107 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 2002