Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Pakistán promete acabar con los radicales islámicos

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, prometió ayer que acabará con los grupos radicales islámicos responsables de la reciente oleada de atentados contra objetivos cristianos, en los que han muerto 11 personas. En un discurso televisado con motivo del Día de la Independencia, el general Musharraf afirmó que la detención de los presuntos autores de los dos últimos atentados -uno contra una escuela para hijos de misioneros protestantes cerca de Islamabad y otro contra un hospital presbiteriano en el norte del país- demuestran que su Gobierno está ganando la guerra contra el terrorismo.

En su discurso, Musharraf sostuvo que la convocatoria de elecciones en la zona india de Cachemira no es más que un intento de poner 'una máscara de legitimidad a la ocupación ilegal' de la disputada región. El Gobierno indio reaccionó con indignación a las palabras de Musharraf. 'La denigración del proceso electoral y los exhortos a boicotear los comicios (...) indican que nuestra preocupación por el deseo de Pakistán de sabotear las elecciones están bien fundadas', dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores indio, Nirupama Rao. Tres soldados indios murieron y otros 18 resultaron heridos ayer cuando el autobús militar en el que viajaban pisó una mina en Cachemira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 2002