Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los residentes de Mollet y Rubí no pagarán peaje a partir de 2003

Pacto entre concesionarias de autopistas y la Declaración de Gelida

El pacto sobre peajes fue firmado ayer por los miembros del grupo de trabajo creado por el Parlament. La base del acuerdo es un documento para negociar con el Gobierno central un marco general de autopistas y autovías que reduzca el peso de los peajes en Cataluña. A partir del 1 de enero los residentes en Mollet y Rubí dejarán de pagar peaje de lunes a sábado. Si no hay nuevo pacto, el coste lo asumirá el Gobierno catalán.

El 11 de junio, el grupo de peajes le dijo, por segunda vez, al Gobierno catalán que sus propuestas sobre peajes no iban a ninguna parte. Y sus miembros más representativos le anunciaron que ya no había tiempo para más, porque llevaban desde enero sin llegar a nada. La respuesta fue proponer que fueran los propios miembros quienes hicieran la próxima propuesta. Los encargados de redactarla fueron Jordi Carrillo (Declaración de Gelida) y Jaume Lanaspa (Autopistas). Los partidos estuvieron constantemente informados.

Los trabajos terminaron la pasada semana. El Departamento de Política Territorial aprobó el documento el viernes y ayer el plenario le dio el visto bueno. Entre los firmantes están los socialistas, ICV, ERC y el PP.

El documento es una plataforma común para negociar con el Gobierno central. Éste debe aportar los impuestos a un fondo para reequilibrar los peajes. El Gobierno catalán también deberá hacer una aportación y de momento, si no hay acuerdo, asumirá los costes de suprimir los peajes de Rubí y Mollet para residentes. En total, ocho millones de euros anuales (dos millones en la barrera de Rubí y seis en Mollet). Una solución que sólo discute Joan Boada, de ICV, que cree que el peaje no debe ser pagado por los contribuyentes. La gran novedad es la aportación de las empresas. Las reducciones para usuarios habituales correrán por su cuenta y ofrecerán otras rebajas, también a partir del 1 de enero. Además, anunció Salvador Alemany, director general de Autopistas, entregarán al fondo para compensar peajes el dinero que recauden de más por las rebajas de las que se haga cargo la Administración. En los últimos tres años las autopistas catalanas han ingresado unos 156 millones de euros (26.000 millones de pesetas), que los analistas atribuyen a las reducciones aplicadas en diversos puntos, siempre con cargo al erario público. Los firmantes del pacto recuerdan al Gobierno central que la ley que rebajó el IVA establecía que si la medida era declarada ilegal, la rebaja se haría con subvenciones a las empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de julio de 2002