Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Nuevos líderes para viejas crisis

Los jóvenes licenciados con los expedientes más brillantes de Latinoamérica han pasado por Madrid en busca de experiencia

Los jóvenes licenciados con los expedientes más brillantes de Latinoamérica han pasado por Madrid en busca de experiencia

Una nueva generación de licenciados universitarios espera su oportunidad en Latinoamérica. Y todos esos países, con su riqueza, su patrimonio, su cultura, deben apoyarse en ellos para avanzar. Tienen madera de líderes y se están formando para llevar el timón de la política con un compromiso solidario, honesto y de progreso. Los 50 expedientes académicos más brillantes de Latinoamérica -aunque se les ha seleccionado atendiendo también a otras características- han pasado 20 días de julio en España, muchos de ellos en Madrid, en busca de referencias, de claves para reflotar las maltrechas economías, los torcidos renglones políticos y empresariales.

Cada año les sustituirán otros licenciados para repetir la experiencia. Así se lo han propuesto la Fundación Carolina y el Banco Santander Central Hispano, que inician este año sus becas Líder para dar a conocer a estos jóvenes 'la realidad española' y para 'crear lazos' de amistad entre estos 'líderes emergentes' y España. Cada país tiene sus peculiaridades, pero comparten un objetivo: salir a flote y hablar con una sola voz, 'a medio o, quizá, a largo plazo'. Entienden que antes de avanzar juntos como un gran continente tendrán que arreglar las cosas en casa, porque los problemas de cada país son 'graves y distintos'. 'Luego podremos mirar hacia afuera', dicen.

Con un idioma que les es común, han discutido estos días, escuchado conferencias de empresarios, rectores, políticos, catedráticos. Y en el ejemplo español siguen viendo una salida a las variopintas crisis que atenazan a sus países. 'En Argentina todo el mundo se ha hartado de política, y ése no es el camino, hay que seguir haciendo política, pero haciéndolo bien'. Lo dice Carlos von der Heyde, argentino, 23 años, licenciado en Derecho. Hasta aquí, lo que puede acreditarse. De lo que espera dar fe en el futuro es de honestidad y compromiso para reflotar un país herido de corrupción y hundido en una miseria, 'que no es perceptible para un turista'.

Rumbo profesional

Este viaje a España le ha cambiado a Carlos el rumbo profesional. Del despacho privado de abogados en el que trabaja en Buenos Aires quiere dar el salto a lo público, con un objetivo: 'Buscar el cambio a mejor'. Él y sus compañeros de viaje visitaron el viernes pasado al presidente José María Aznar en La Moncloa; un día antes, al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Y en 20 agotadoras jornadas han escuchado conferencias de Miquel Roca; del defensor del Pueblo, Enrique Mújica; y del presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón. 'En España, los políticos, sean de donde sean, coinciden en unas bases. Siempre. Allá no coinciden en nada', resume Carlos.

El consenso es la palabra talismán, y el modelo de transición español les sigue pareciendo válido para aplicar en sus países. 'La imposición no vale', señalan.

Anee Mariel Erazo es de Honduras. Además de visitar el Guggenheim, los Picos de Europa y el museo de Altamira, y de volar hasta Bruselas, en los ratos libres ha dialogado con sus compañeros de Brasil, de Cuba, de Paraguay, de Colombia, México y Chile. Y de esas conversaciones Anee Mariel ha sacado mucho: 'Ha sido una convivencia estupenda, hemos hablado de nuestros miedos, de los logros, orgullos, fracasos...'.

La vocación de esta hondureña, que estudió Relaciones Internacionales, es 'internacional y de ayuda a la gente'. 'Hay que cambiar la mentalidad de la gente y de la ciudadanía. Pero hay lugar para la esperanza, a través del consenso podemos llegar', afirma. En un país donde muchos no tienen acceso a los estudios, ella se ha sentido 'favorecida'. Quiere ser diplomática o funcionaria del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de julio de 2002