_
_
_
_
_
Reportaje:

Los 68.000 vecinos de Pozuelo son los más ricos de la Comunidad

Pozuelo es el municipio más rico de la región y uno de los más prósperos del territorio nacional

Los anuncios de las inmobiliarias son siempre los mismos: casa de tantos metros cuadrados, número de habitaciones y de cuartos de baño, y precio. Pero en Pozuelo de Alarcón los reclamos incluyen más datos: jardín, bodega, cascada, piscina, buhardilla y garaje. Y un precio ligeramente distinto: entre 500.000 y más de un millón de euros. En pesetas suena más contundente: entre 98 y 200 millones de pesetas. Por algo este municipio del norte de Madrid es el quinto más rico de España y el primero de la región, superando en poco a Las Rozas. En teoría, cada uno de los más de 60.000 habitantes de Pozuelo cuenta con una renta per cápita de 13.000 euros y más de un coche. Y, con suerte, una casa en Somosaguas.

Hace más de 20 años, el alcalde, José Martín Crespo (PP), veía pasar por su casa norteña las cabras que iban a pastar. Hoy son caballos los que asoman por su puerta, los de los enormes Volvo, Mercedes, BMW y Audi que circulan a cada momento por las calles de la localidad.

Los pozueleños tienen una renta por habitante similar a la de los residentes en San Sebastián, Getxo, Girona y Lleida: más de 13.000 euros al año de renta per cápita, según el anuario de La Caixa, aunque otros indicadores señalan que aquellos municipios son aún más ricos. Pero Pozuelo es el más adinerado de la Comunidad de Madrid.

Pozuelo de Alarcón está dividida en tres partes: el casco antiguo (que abarca en realidad dos zonas, la de la estación y el pueblo); el sur, donde está la sede de TVE, y las grandes urbanizaciones, como Somosaguas. Ésta es la parte donde más se nota la riqueza del municipio.

'Ya no hay monte'

En el casco antiguo, una mañana cualquiera, hay amas de casa comprando el periódico en un quiosco, zapaterías de rebajas, un cierto olor a alcantarilla y una floristería dentro de un mercado medio en ruinas. En la puerta, el hermano de la dueña ve pasar el tiempo. 'En el Ayuntamiento nos dicen que nos van a cambiar la tienda de sitio, que van a cerrar el mercado porque aquí ya no se vende nada. Pero a mí todavía no me han dicho adónde se van a llevar la floristería', protesta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El vecino se queja de que en la ciudad hay demasiados edificios. 'Ya no hay montes, no hay campo'. Al preguntarle qué piensa de que el lugar en el que vive sea el más rico de Madrid, señala otra parte del pueblo, hacia la zona de Somosaguas: 'Ahí son todos millonarios. Pero aquí no vienen. Allí tienen muchas floristerías y a mí no me compran'.

No exagera este tendero. Pozuelo es la población más rica de Madrid, con un promedio de un coche y medio por persona, pero también con las casas más caras. El precio del metro cuadrado asciende a 1.998 euros (332.000 pesetas).

Puede que sea ése el mayor problema de Pozuelo. La candidata a la alcaldía por el PSOE, Esther Alonso, opina que el Gobierno municipal está 'echando a los jóvenes del pueblo'. Ahora se están construyendo 26 viviendas de promoción oficial, según datos proporcionados por el grupo municipal socialista; miles de jóvenes no podrán optar a esta oportunidad: la única opción que tienen es pagar el metro cuadrado a casi 2.000 euros.

La opinión de la portavoz socialista contrasta con la del concejal de Hacienda, Adolfo Dodero. El edil destaca una zona de la localidad en desarrollo: la Ciudad de la Imagen. 'Estamos creando trabajo para evitar la huida de nuestros hijos como nosotros nos tuvimos que ir de la capital porque aquí los pisos estaban más baratos', recuerda.

Pozuelo es uno de los municipios que menos paro tiene de toda España: sólo un 1,9% de los pozueleños está desempleado. Únicamente dos localidades la superan en esta cifra, y ninguna es de la Comunidad de Madrid. Son Benidorm y Reus, con 1,4% y 1,5% de paro, respectivamente. Sin embargo, Alonso se queja de que los jóvenes sólo tienen acceso a trabajos precarios, lo que les impide pagarse un piso e incluso alquilarlo.

En las numerosas inmobiliarias de la avenida de Europa es fácil comprobar lo que cuesta una vivienda. Los anuncios de pisos a 150.000 euros escasean. Son más habituales los que oscilan entre los 500.000 y el millón y medio de euros. 'Zona de Somosaguas. Cinco dormitorios, cuatro cuartos de baño, 450 metros cuadrados más 300 de jardín, cascada, bodega, salón de 70 metros cuadrados. 811.366,34 euros'. Es el anuncio tipo de una casa en Somosaguas. Algunos añaden una frase que, por ese precio, parece un sarcasmo: 'Seis dormitorios, seis baños, 400 metros cuadrados, 515 de jardín, buhardilla. 1.111.872,40 euros. Precioso, para entrar a vivir'.

Antonio López, perteneciente a una larga generación de quiosqueros de Pozuelo, recuerda que cuando él era muy pequeño había una casa en el pueblo con cuatro plantas. 'Todos la conocíamos, la llamábamos la Casa Grande'. Hoy, en la zona residencial del municipio, todas las casas son grandes.

El alcalde está orgulloso de que su pueblo sea uno de los más ricos de España, aunque dice que su Ayuntamiento, más que rico, 'tiene las cuentas equilibradas'. 'Y está en una de las áreas más importantes de Europa', subraya el primer edil.

Un pueblo 'en barro'

Martín Crespo lleva 19 años al frente del Consistorio de Pozuelo de Alarcón y ha sido testigo de su cambio. 'Antes era un pueblo de veraneo, las calles estaban sin pavimentar y sólo había dos o tres grandes urbanizaciones. El resto era un pueblo en barro. Poco a poco, la localidad se ha convertido en un espléndido barrio de Madrid que tiene el privilegio de tener un Ayuntamiento propio: todos los impuestos quedan dentro', presume. Unas tasas que, según un estudio del Ayuntamiento de Madrid, son de las más bajas de la región.

Pero Esther Alonso recuerda que en Pozuelo 'no todo es Somosaguas'. Según la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, éste tiene más de 66 millones de euros de presupuesto, pero sólo gasta el 45%. 'Aquí no existen residencias públicas de ancianos, sólo hay seis centros de educación públicos y una escuela infantil municipal, frente a 27 privadas', señala.

Son cifras que no aparecen en los anuarios económicos. Tampoco figura que, según Alonso, Pozuelo tiene alrededor de un 5% de población inmigrante que vive en la zona antigua. Ciudadanos de otros países a los que también se ve pasear por las limpias calzadas de Somosaguas, cuidando a los niños de los dueños de las casas grandes. Pozuelo es un lugar agradable donde vivir, pero una cartera abultada es un requisito imprescindible.

Vecinos ilustres y renta desorbitada

Pozuelo de Alarcón figura como uno de los municipios más ricos de España porque la renta media de sus habitantes es elevada. Pero la de algunos de ellos sería, a juicio del ciudadano corriente, desorbitada. Algunas urbanizaciones superan el calificativo 'de lujo' y podrían calificarse de 'superlujo'. Es el caso de Somosaguas o de la nueva zona residencial denominada La Finca. Somosaguas está dividida en dos sectores: uno rico y otro exagerado. En este último, los baños de los descomunales chalés llegan a ser igual de grandes que muchos pisos de Madrid. Algunos alcanzan los 40 metros cuadrados, según los datos de inmobiliarias del municipio. Otras casas tienen campo de fútbol o pistas de padel interiores, por no hablar de las de tenis, moneda corriente, y de las piscinas. Los deportivos y los coches de lujo se agolpan en los garajes, y el grado de cuidado de los jardines no tiene nada que envidiar a los de Versalles. En esta zona viven deportistas ilustres como el piloto Carlos Sainz, familiares de banqueros, el ex presidente Felipe González, el ex ministro Eduardo Serra y altos ejecutivos de empresas. Y también personajes singulares como José María Ruiz-Mateos. En La Finca, una urbanización de unos 30 chalés construida hace dos años, la seguridad es total. Uno de los vigilantes recorre constantemente la única calle en un todoterreno y hay cámaras de seguridad a lo largo de todo el recinto. El otro vigilante, desde la garita, apunta la matrícula de todos y cada uno de los visitantes. Y todo ello a pesar de que Pozuelo cuenta con 107 agentes de policía, uno por cada 640 habitantes, una media muy elevada comparada con la de otros municipios. Pero hace un año, en junio de 2001, el asesinato en su chalé del abogado Arturo Castillo a manos de Pietro Arcan conmocionó a los pozueleños y los sumió en una sensación de inseguridad que, al menos los residentes en estas urbanizaciones de superlujo, intentan mitigar con una importante presencia de vigilantes privados y con la instalación de alarmas en casi todos los chalés.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_