Tres detenidos por el secuestro de un niño paquistaní en Barcelona

El menor fue sedado y abandonado en un bosque de Gavà

Tres paquistaníes fueron detenidos el viernes por su presunta implicación en el secuestro de un niño de la misma nacionalidad, residente en Barcelona. El menor fue abandonado en un bosque de Gavà por dos de sus raptores, que se negaron a matarle, como les ordenó el cerebro de la operación, que es un primo del padre del menor. La policía halló al niño junto a unos matorrales y totalmente sedado 26 horas después de haber sido secuestrado.

Cuando fue encontrado por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, a las 20.40 del pasado viernes, A. M., de seis años, se encontraba todavía bajo los efectos de los somníferos que le habían suministrado sus raptores, apenas se podía poner en pie y emitía débiles gemidos. El niño presentaba también contusiones y magulladuras en diversas partes del cuerpo, 'probablemente porque fue arrastrado y golpeado por sus secuetsradores', según fuentes policiales. Los agentes le llevaron de urgencias al Hospital de Viladecans, desde donde fue trasladado al hospital infantil San Juan de Dios de Barcelona.

Todo empezó a última hora de la tarde del pasado jueves, cuando el niño se encontraba jugando con sus tres hermanos y su madre en la plaza de Josep Maria Folch i Torres de Barcelona, en el barrio del Raval, donde vive la familia. Según la policía, el padre regenta una cadena de carnicerías y la familia goza de una situación económica boyante, lo que era conocido por la banda.

Uno de los presuntos secuestradores, Asif Javed A., de 21 años, que conocía a la familia porque había trabajado en una de las carnicerías propiedad del padre, aprovechó un momento en que el niño se alejó de sus hermanos para llevárselo ofreciéndole un helado. A. M. fue introducido en un Ford Escord, conducido por Arshad I., de 21 años, que, según la policía, había comprado el vehículo a unos delincuentes con el propósito de llevar a cabo el secuestro. Según fuentes policiales, Asif Javed A. y Arshad I. obligaron al niño a tomarse un zumo de manzana, en el que habían disuelto 'un potente somnífero', y lo trasladaron hacia Viladecans, población situada a unos 21 kilómetros de Barcelona.

600.000 euros de rescate

Mientras tanto, hacia las 20.20 horas, el padre del niño recibía en uno de sus establecimientos una llamada en la que le comunicaban el secuestro de su hijo A. M. En posteriores llamadas telefónicas, le pedían un rescate de 600.000 euros (100 millones de pesetas) bajo la amenaza de matar al menor si no hacía efectivo el importe antes de las 11.00 del viernes. La policía atribuye estas llamadas a Asad I., primo del padre del niño y 'cerebro de la operación'.

Dado su parentesco con la familia, Asad I. supo que el padre del niño había denunciado el secuestro de su hijo ante un juzgado de guardia de Barcelona y que una brigada especializada en secuestros del Cuerpo Nacional de Policía estaba investigando los hechos. Fue entonces cuando el primo del padre de A. M., para evitar problemas, ordenó a sus dos colaboradores que mataran al niño. Según la policía, los dos hombres 'no tuvieron valor' para acabar con la vida del menor y optaron por abandonarle en un frondoso bosque cercano a la urbanización Masia Espinós del termino municipal de Gavà (Barcelona). El niño permaneció en este paraje más de 22 horas hasta que fue encontrado por los efectivos policiales.

Los agentes detuvieron a los tres presuntos secuestradores después de numerosos interrogatorios a parientes y conocidos de la familia y gracias a la intervención de las llamadas que la banda hizo al establecimiento del padre para pedir el pago del rescate. Sólo uno de los tres raptores carecía de permiso de residencia en España.

El ex empleado, el primer sospechoso

Las primeras sospechas de la policía recayeron sobre Asif Javed A., el hombre que había trabajado en una de las tiendas de la familia y que conocía bien sus costumbres y su situación económica.

Uno de los hermanos del menor vio cómo Asif Javed se lo llevaba mientras estaba jugando en la plaza de Josep Maria Folch i Torres. La policía ya tenía un cabo por el que empezar a desenredar la madeja. Asif Javed fue detenido a las 10.00 de la mañana del viernes en las cercanías del domicilio. Aunque al princìpio negó su participación en los hechos, el ex empleado finalmente confesó e implicó a Asad I. y a Arshad I, que fueron detenidos. Éstos acabaron también admitiendo su participación en el secuestro y revelaron a la policía el paraje en el que habían abandonado al niño la noche anterior. Fuentes policiales explicaron ayer que los dos hombres se resistieron al principio a confesar el lugar donde habían dejado al niño ante el temor a que éste hubiera fallecido dadas las condiciones en que lo habían abandonado.

Efectivos del Grupo contra el crimen organizado del Cuerpo Nacional de Policía se trasladaron de inmediato al bosque indicado por los detenidos y rastrearon la zona hasta localizar al pequeño. Los tres presuntos secuestradores pasaron ayer a disposición judicial. Después de declarar, el juez ordenó su ingreso en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de julio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50