Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia condena a 33 años a los asesinos de Ernest Lluch

Krutxaga disparó dos veces a corta distancia sobre el ex ministro

La Audiencia Nacional condenó ayer a José Ignacio Krutxaga, Lierni Armendariz y Fernando García Jodra, integrantes del comando Barcelona de ETA, a 33 años de prisión para cada uno de ellos, por su participación en el asesinato del ex ministro socialista Ernest Lluch, en el garaje de su domicilio en Barcelona el 21 de noviembre de 2000.

Los etarras han sido considerados autores de un delito de asesinato, otro de robo y otro de falsedad documental y, además, deberán indemnizar a los herederos de Ernest Lluch con 464.593 euros.

La sentencia declara probado que Krutxaga y García Jodra esperaron al profesor y ex ministro socialista en el garaje de su casa, en la Avenida de Chile, de Barcelona, mientras Armendariz vigilaba las proximidades desde un vehículo. Sobre las 21.30, Lluch llegó al garaje y los dos etarras le abordaron. Krutxaga disparó dos veces sobre él a muy corta distancia, causándole la muerte inmediata.

Los terroristas huyeron en un coche Ford Fiesta que previamente habían robado y que hicieron estallar por medio de un artefacto explosivo incendiario que instalaron en su interior. Abandonaron la zona en el coche conducido por Lierni Armendariz.

El tribunal considera que no existe prueba directa de la participación de los acusados en el crimen, pero detalla una serie de elementos objetivos que conducen a la conclusión de que ellos fueron los autores, como que Krutxaga portaba en el momento de su detención la pistola con la que se hicieron los disparos que mataron a Lluch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de julio de 2002