Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MARÍA ESTEVE | ACTRIZ | TROTAMUNDOS | EL VIAJERO HABITUAL

El paisaje lunar de Lanzarote

Test de diván 'todo a cien'. Yo digo: 'Un viaje memorable'. ¿Usted responde...?

Lanzarote, el año pasado. Creo que hay sitios que te cambian la cabeza, y esta isla es uno de ellos. Tan árida, tan seca, con ese paisaje lunar que me fascinó. Parábamos el coche y todo alrededor era virgen. Te parecerá exagerado, pero allí me reconcilié con la naturaleza. Tenía ganas de tocar el suelo, los árboles... Fue muy especial.

También la mano del hombre ha contribuido a su belleza. Hablo del arquitecto César Manrique.

Desde luego, porque ha trabajado con los recursos naturales, no a costa de ellos. Te encuentras esos pueblos blancos que mirados de lejos parecen dunas de leche condensada, pero con el contraste que da el colorido de las puertas y ventanas. Y unos jardines de cactus que ha moldeado a capricho, como si fueran esculturas.

Hay quien sufre decepción por el paisaje volcánico de Lanzarote, y por los fuertes vientos.

Es verdad que los vientos afectan al coco, pero es cuestión de asumirlos como parte de un menú increíble. Y los volcanes han provocado la formación de esas cuevas agujereadas por la lava que tienen mucha belleza. Como también esas otras cuevas con fósiles fluorescentes de cangrejos del pleistoceno.

Por su entusiasmo pronostico que la van a nombrar hija adoptiva del año.

Es que tengo recuerdos imborrables. Fuimos a Isla Graciosa, un pueblecito de pescadores nada turístico. Para visitarlo tienes que tomar un ferry. Allí no ves rastro de turismo porque está controladísimo. Nada de hoteles. Si acaso, alguna tienda de campaña. Y se vive con sencillez extrema, da gusto.

Creo que ustedes cogían el coche y se iban a la aventura.

Sí, salíamos a investigar sin guías ni mapas, pero lo cierto es que nunca nos perdimos. Además sucedió algo extraño, y es que cada vez que necesitábamos algo se nos aparecía, como si fuera por arte de magia. Recuerdo que me dolía la cabeza y en medio de la nada encontramos un puesto de gorros de paja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de julio de 2002