Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid de los ochenta, a través de la música de Nacha Pop

El libro 'Magia y precisión', una biografía del grupo, recupera la historia de la 'Nueva ola'

Para unos fueron ridículos y para otros felices, pero el Madrid de los años ochenta sigue dando que hablar. El libro del periodista catalán Alex Fernández de Castro Nacha Pop: magia y precisión (Milenio), la primera biografía del grupo que se publica, recupera la historia de la mítica banda, que se separó en 1989 tras grabar siete discos, y lo que se conoció como la Nueva ola madrileña.

Fernández de Castro (Barcelona, 1966) conoció a Antonio Vega, considerado como el alma de Nacha Pop, en una fiesta de Nochevieja en El Pentagrama, el local madrileño que el grupo popularizó en su canción Chica de ayer. Corría el año 1989 y la banda acababa de disolverse tras grabar siete discos que no consiguieron grandes éxitos de ventas. Más tarde, el periodista coincidiría en un programa de televisión con otro miembro del grupo, Nacho García Vega. A partir de esos dos encuentros con los primos Vega, Fernández comenzó a dar vueltas a la idea de escribir una biografía sobre un grupo que le fascinó desde el principio.

'La mitomanía que rodea a Antonio Vega ha impedido que se haga justicia con Nacha Pop. Desde el principio tenía claro que no iba a escribir 300 páginas de elogios. Decidí poner el marcador a cero y contar la historia dejando a cada uno de los personajes que se explicaran'. Magia y precisión es una historia oral en la que no sólo los miembros de la banda cuentan su particular versión de los hechos. Managers, periodistas y ejecutivos de las discográficas dan su opinión sobre lo que significó el grupo y el entorno en el que se movía en el Madrid de los ochenta.

'Nacha Pop era una perfecta combinación entre un hombre muy brillante, con mucho talento, como es Antonio, y una persona con absoluta visión y capacidad de gestión que es su primo Nacho', dice Mario Armero, mentor del grupo y actual presidente de General Electric para España y Portugal, en un libro en el que se da cuenta también de los desencuentros de Nacha Pop con algunos periodistas y su difícil ubicación en la Movida madrileña, donde grupos de su cuerda, como Los Secretos o Mamá, fueron relegados a un segundo plano mientras se potenciaba el entorno de Almodóvar o Alaska y Los Pegamoides.

Locales de ensayo con pocas condiciones para trabajar, publicaciones en clave de fanzine y sellos discográficos creados entre amigos para difundir una música en la que había más pasión que técnica tienen cabida también en el libro, que, además, aporta la visión de alguien ajeno al Madrid de esa década. Fernández de Castro vive en Barcelona y reconoce que en su trabajo hay más de reconstrucción que de vivencias.

'Nacha Pop era como la vida misma, una implacable sucesión de tristeza y diversión, urgencia y poesía', asegura el autor. Magia y precisión está narrado cronológicamente, desde que sus tres miembros históricos -Nacho, Antonio y Carlos Brooking- eran alumnos del Liceo Francés hasta los años de hastío y drogas que acabaron con su separación. También se escucha la voz de los periodistas radiofónicos que apoyaron sus primeras maquetas y la de su primer productor, Teddy Bautista. Sólo Juan Perro y Olvido Alaska, según el autor del libro, declinaron su participación en Magia y precisión.

La biografía del añorado grupo de pop madrileño surge en un momento en el que esos años parecen ponerse de actualidad. El próximo jueves, día 4, en la madrileña plaza de Las Ventas, se juntan cuatro nombres que nunca dejaron de sonar -Hombres G, Jaime Urrutia, Los Secretos y Mikel Erentxu, que estarán acompañados por figuras de ese tiempo- y cuatro nuevos discos de personajes que empezaron en aquella época -Joe Borsani (Sisi), Fernando Márquez (Paraíso), José María Granados (Mamá) y Patacho (ex Glutamato Yeyé)- acaban de salir al mercado. Eso sin olvidar el disco homenaje a El Pentagrama en el que participa la plana mayor de la Movida y que, por primera vez en mucho tiempo, Alaska y Nacho Canut vuelven a disfrutar de un disco de oro con Fangoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002