Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El despliegue de los Mossos en el área metropolitana no acabará hasta 2008

El PSC pide medidas de transición y censura a los gobiernos central y autónomo

Los Mossos d'Esquadra patrullarán por las calles de L'Hospitalet de Llobregat en octubre de 2003, pero no se sabe cuándo lo harán por las vecinas ciudades de Cornellà, Esplugues o El Prat. Como mínimo será a partir de 2006 porque el calendario del despliegue para los próximos tres años ya está aprobado y no figura ninguna de estas localidades.

El PSC considera que este ejemplo evidencia que el modelo elegido para sustituir una policía por otra no tiene en cuenta la realidad metropolitana, como reclamaban los alcaldes de la zona Hace apenas tres semanas, el ministro del Interior, Mariano Rajoy, y el consejero Xavier Pomés, anunciaron que los Mossos avanzaban en un año su llegada a Badalona, Sant Adrià de Besòs y Barcelona, y dos años su despliegue en L'Hospitalet. Pero también añadieron que mantendrían los planes previstos en el resto del área metropolitana, y eso quiere decir que aún no se sabe cuándo llegará la policía autonómica a la inmensa mayoría de municipios en los que, como en el caso de L'Hospitalet, se produce un evidente déficit de agentes de la policía o de la Guardia Civil, lo cual se traduce en un aumento del número de delitos.

Los alcaldes afectados han venido reclamando en el último año y medio que Interior realizase el despliegue con una visión metropolitana, pero los planes del Gobierno catalán parecen ir por otro lugar. ¿Por qué adelantar dos años el despliegue en L'Hospitalet y tardar un mínimo de cuatro años en llegar a Cornellà?

Interior declinó responder a esta pregunta y se remitió a las decisiones adoptadas en la Junta de Seguridad, que ha aprobado ya el despliegue hasta el año 2005. Sin embargo, el Gobierno catalán tiene desde hace meses un detallado plan de cuántos agentes desplegará en el territorio catalán, aunque los alcaldes afectados lo desconocen. Falta saber cuándo se desplegarán.

En la ciudad de Barcelona, la policía autonómica se organizará en torno a 10 comisarías de distrito. La policía tiene ahora ocho. La asignación de agentes es la siguiente: Ciutat Vella 159, Eixample 240, Sants-Montjuïc 181, Les Corts 138, Sarrià-Sant Gervasi 158, Gràcia 138, Horta-Guinardó 147, Nou Barris 146, Sant Andreu 147 y Sant Martí 179.

Tanto en la capital catalana como en el resto de ciudades metropitanas, la llegada de los Mossos d'Esquadra no supondrá un incremento de efectivos respecto a los agentes actuales de la policía.

Según las cifras facilitadas a este diario, en Cornellà se prevé el despliegue de 111 policías autonómicos, en Esplugues de 114, en Gavà de 247, en Badalona de 297, en El Prat de 143, en Sant Boi de 122 y en Martorell de 224. En Sant Feliu de Llobregat se ha previsto el de 232 policías y en Santa Coloma de Gramenet, de 161.

Hasta ahora, el despliegue territorial de la policía se ha realizado por comarcas, pero en el caso del área metropolitana, la organización coincidirá con la de los partidos judiciales, de manera similar al Cuerpo Nacional de Policía. Eso sí, con algunas diferencias. Interior organiza el despliegue en torno a las áreas básicas policiales (ABP), que en algunos casos coincide con una sola ciudad (como en L'Hospitalet, Cornellà, El Prat o Santa Coloma de Gramenet), pero que en la mayoría de los casos es una denominación que agrupa, a su vez, a varias comisarías locales.

Marc López, diputado autonómico del PSC para temas de seguridad, considera que 'estos datos sobre el calendario del despliegue y el horizonte de que todavía faltan seis años para completarlo plantean la necesidad de adoptar medidas de transición para evitar los efectos negativos sobre la seguridad ciudadana'. López reclamó también la necesidad de Interior de 'concebir un plan de seguridad que considere el área metropolitana como un conjunto económico, social y geográfico'. Según el PSC, estas medidas pasan, entre otras, por evitar que se marchen cada año buena parte de los policías y los guardias civiles destinados en Cataluña. El ministerio ha anunciado que no será así y que los agentes sustituidos a partir de ahora por los Mossos se destinarán en otros puntos de Cataluña más deficitarios de agentes, pero obvia que cada año se convoca el concurso anual de traslado y no se puede obligar a un agente a quedarse de manera forzosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 2002