Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Inditex piensa en vestir la casa

La cadena, que se ha revalorizado un 45% en Bolsa, estudia nuevas líneas de negocio

Inditex sigue demostrando que lo difícil es posible. Con un mercado a la baja, su acción se ha revalorizado en un año el 45%, y el negocio sigue creciendo a ritmos superiores al 25%, pese al enfriamiento de la economía internacional. Su famoso sistema vertical de producción y comercialización y su tamaño lo hacen posible. Para no morir de éxito, estudia nuevas líneas de negocio.

Alemania, Reino Unido e Italia centran gran parte de la atención de Inditex, que este año prevé abrir entre 230 y 275 tiendas

Borja de la Cierva, director financiero de Inditex, reconoce que una de las preguntas más frecuentes que le plantean los analistas -y el valor lo cubren más de 100- es hasta cuándo el grupo va a seguir creciendo de manera sostenida y a ese fuerte ritmo. Y es una pregunta apenas sin respuesta porque Inditex -que agrupa a Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stardivarius, Oysho y Kiddy's Class- ha doblado su tamaño cada cuatro años, sin que ese crecimiento haya resentido su saneada cuenta de resultados ni su cotización.

La salida a Bolsa del grupo de Zara en mayo del año pasado ha sido una de las más exitosas, en su colocación y en su evolución. Salió a un precio de 14,70 euros y el pasado viernes cerró a 21,31, lo que supone una revalorización del 45%. La gran flexibilidad de su sistema vertical de producción y comercialización -Inditex integra todos los procesos desde el diseño de las colecciones hasta su puesta en la tienda- y su extraordinario conocimiento del mercado -cada día sabe qué cantidad de modelos ha vendido, de qué color y talla y en dónde- siguen ganando la confianza de los inversores.

De la Cierva reconoce que la evolución de la cotización, pese a que en lo que va de año ha caído el 0,47%, ha sido mejor de lo esperado, y comprende la inquietud sobre la permanencia en el tiempo de un crecimiento tan elevado, pero afirma que el grupo aún tiene recorrido, especialmente fuera de España donde Zara, que es la madre del negocio, está ya muy presente.

Mirando a Europa

Coincide así con analistas como Schroder Salomon Smith Barney o Lehman Brothers, que señalan el potencial de crecimiento que Inditex tiene en Estados Unidos y, ya en Europa, en el Reino Unido, donde planea abrir cinco tiendas este año, o Alemania, donde, pese al declive de la economía del país, sus 18 tiendas alcanzarán el equilibrio (breakeven) este año en el que Inditex plantea abrir entre 8 y 12 más. Los analistas destacan igualmente el éxito que la compañía está teniendo en Italia, uno de los mercados más difíciles. En dos meses, su tienda en Milán, la única que tiene en el país del diseño, se ha colocado la quinta por volumen de ingresos, según Salomon, así que Zara abrirá en Monza, Bolonia y Turín.

Según manifestó la compañía en la presentación de los resultados del primer trimestre -con un crecimiento del beneficio neto del 32%- este año abrirán entre 230 y 275 tiendas, con lo que el total sobrepasará las 1.500.

El crecimiento vendrá fundamentalmente del mayor número de establecimientos, pero Inditex sabe que en determinadas zonas no puede haber un Zara en cada esquina, de manera que ha decidido potenciar la línea destinada a bebés y niños de hasta 11 años, la Kiddy's Class. Generalmente esta línea ocupa parte de las tiendas Zara, pero, poco a poco, se ha ido independizando de manera que ahora hay 41 tiendas propias -36 en España y 5 en Portugal- y la idea es abrir entre 15 y 20, principalmente en ciudades pequeñas y en zonas comerciales de ciudades grandes en las que no tiene cabida una tienda Zara completa, antes de que termine el año.

Para entonces el grupo quizás haya decidido también si amplía o no su horizonte hacia la línea de hogar. Un equipo de Inditex recorre el mundo y estudia la posibilidad de diseñar, producir y vender textil para el hogar y acesorios que lo complementan. Esta línea podría incluir desde tapicerías para los sofás, a edredones, sábanas, bandejas a juego, manteles, vajillas... 'Pero es sólo un proyecto en estudio. Nada más', dice la empresa.

En cualquier caso, Borja de la Cierva advierte que la apertura a nuevas posibilidades de negocio y a nuevos países no alteraría la estructura del grupo. 'Ahora, el 80% del mismo es Europa y el 75% es Zara. En cinco años no creo que Europa haya bajado del 75% y Zara del 70%'.

En los cinco trimestres que han transcurrido desde que Inditex saliera a Bolsa, el grupo ha presentado siempre más de lo mismo: crecimiento y crecimiento, y ha obtenido el beneplácito de los analistas. Pero éstos advierten de ciertos desajustes en los stocks. El año pasado se quedaron cortos y el negocio perdió oportunidades de ventas, y ahora se teme un exceso. Y es que hasta en el mejor de los mundos hay desajustes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de junio de 2002