Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Escuela holandesa, mentalidad asiática

Hiddink ha dotado al disciplinado tesón coreano de las características tácticas del último gran Ajax

Guus Hiddink nunca se ha distinguido por la defensa estricta de un sistema. En el Madrid jugó con cuatro defensas, lo mismo que hizo con la selección holandesa en el Mundial de 1998, donde el dibujo quería ser un 4-4-2, con Cocú y Davids como pivotes, pero se convertía generalmente en un 4-2-4, puesto que Overmars tenía el recorrido de un extremo y Ronald de Boer o Zenden hacían la misma función por la banda derecha. Con la selección coreana Hiddink ha dado un paso notable. El equipo remite al Barça de Cruyff o al Ajax de Van Gaal: dos centrales, un libre, cuatro centrocampistas casi en rombo y tres delanteros, dos de ellos extremos puros que apenas se despegan de la banda. Este esquema es casi similar al utilizado por Marcelo Bielsa con la selección argentina, con la particularidad de que los centrocampistas de los costados se incorporan menos al área que los argentinos, donde Sorín tira diagonales constantes que le convierten en delantero. Estas son algunas de las características de Corea del Sur como colectivo y de los jugadores en sus diferentes posiciones.

Riguroso seguimiento del sistema. Los coreanos no se apartan de su plan en ningún momento. El libre Hong (nº 20) dirige las operaciones. Cuando el equipo ataca los dos centrales -Choi (4) y Kim (7)- se abren y apenas participan en la elaboración del juego. Entregan la pelota a Hong, que la mueve casi siempre en corto preferentemente para conectar con el medio centro Kim An (5). De vez en cuando, Hong cruza un pase largo hacia los extremos, el derecho Park (21) y el izquierdo Seol (9). En el medio campo, Kim An maneja los tiempos junto a Yoo (6). En sus flancos, Song (22) por la derecha y Lee Young (10) por la izquierda recorren la banda incesantemente para convertirse en laterales o para apoyar a los extremos. Prácticamente nunca llegan al área.

Paciencia en la elaboración. Corea es un equipo con ideas muy precisas en ataque. En contra de lo que se podría esperar, es una de las selecciones con más alto porcentaje de posesión de la pelota. Frente a Italia, alcanzó una proporción del 60%, en la línea del viejo Ajax y del Barça de Cruyff. Este porcentaje fue casi idéntico en todos los partidos anteriores.

Buen trabajo defensivo. Aunque incurre en errores de carácter individual, Corea del Sur apenas admite ataques en su área. Su portero apenas ha intervenido. La presión es constante y bien organizada. Los interiores son fundamentales por la ayuda que prestan a la defensa, y los dos medios centros barren con eficacia.

Poco desborde. Corea complica la vida a sus adversarios por su rapidez, por su densa trama de centrocampistas y por su capacidad para abrir el campo al máximo con los extremos. Sin embargo, su masticado juego tiene un problema: los extremos veloces apenas desbordan y los centrocampistas apenas llegan al área. No hay sorpresa, por tanto.

LEE WON (1). Portero. No se sabe mucho de él porque ha sido uno de los guardametas menos exigidos del Mundial. Poca envergadura. Juega bastante retrasado. No gobierna el juego alto. Casi siempre saca en corto para comenzar el paciente método del equipo.

CHOI (4). Central. Juega a la derecha del libre Hong. Marcador. Vigoroso y rápido. El mejor cabeceador entre los defensas.

HONG (20). Libre. El Beckenbauer coreano. Esbelto, elegante, es el arquitecto del equipo, tanto en el juego de ataque como en el defensivo. Rápido. Excelente criterio con la pelota, atento para corregir a los centrales. Poco contundente. Un poco rígido. No demasiados recursos defensivos en el mano a mano.

KIM (7). Central. Fogoso central zurdo. Ágil y enérgico, cualidades necesarias para suplir su escasa presencia física. Cruza bien como último hombre cuando llega la jugada desde el lado contrario. Discreto pero valiente cabeceador: los italianos le partieron la nariz y es duda para el partido contra España. Jugador de sangre caliente. Entró a la guerra en varias ocasiones frente a los delanteros italianos y estuvo al borde de la expulsión en un codazo a Del Piero.

SONG (22). Interior derecho. Incansable en su despliegue. En algún momento tiene que empezar a sentir la fatiga de los cuatro partidos anteriores. Es raro que salga del carril. Su preponderancia es defensiva: ingresa como lateral rápidamente.

KIM AN (5). Medio centro. Junto al libre Hong es el jugador sobre el que está edificado el equipo. Medio centro clásico: buen manejo del balón, preferencia por el pase corto, buena capacidad de asociación con todas las líneas. En el aspecto defensivo, es un terrier.

YOO (6). Medio de enganche. Es al medio centro Kim An lo que Baraja a Albelda en el Valencia. Laborioso, buena técnica, sirve para quitar y para pasar. A diferencia de Baraja no llega al área, pero es un buen rematador de media distancia con las dos piernas. Si hace el caso, puede jugar como defensa.

LEE YOUNG (10). Interior izquierdo. Otro jugador que funciona como bestia de carga en el costado. Menos presencia defensiva que Song. Fue suplente del zurdo Lee-Eul (13) en los dos primeros partidos. Tampoco abandona el carril. Maneja las dos piernas, y las maneja bien. Su recorrido termina donde empieza el de Seol, el extremo izquierdo.

PARK (21). Extremo derecho. Autor del gol contra Portugal. Su función básica es abrir el campo. Siempre pegado a la raya. Parece que tiene cierta habilidad, pero le cuesta desbordar por fuera. Algo mejor cuando corta hacia dentro. No suele buscar el desmarque. Acostumbra a recibir al pie y de espaldas a la portería, lo que facilita el trabajo de su marcador.

AHN (19). Delantero centro. El héroe. Anotó el cabezazo del gol frente a Estados Unidos y el que dio la victoria a Corea sobre Italia. Sin embargo, el titular en los dos primeros encuentros fue Hwang, un zurdo con bastante clase, aunque menos agresivo. No participa en el juego. Está para terminar las cosas. Por lo que parece, un inteligente cabeceador por anticipación.

SEOL (9). Extremo izquierdo. El más veloz de los delanteros coreanos. Zurdo. Como Park, no acostumbra a buscar el pase por detrás del lateral, pero amenaza por su rapidez. Buen toque para tirar centros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 2002