Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
España - Corea | Cuartos de final

El arbitraje como escudo

La selección española descarga en los colegiados la presión de su enfrentamiento con Corea

El partido de España contra Corea del Sur, a disputarse el sábado próximo, comenzó a jugarse ayer en los diversos despachos que la FIFA tiene repartidos en Corea y Japón. Los arbitrajes que sufrieron los rivales de Corea han encendido las alarmas de toda la expedición española, desde los técnicos a los jugadores pasando por la delegación administrativa. La actuación del ecuatoriano Byron Moreno en el partido Italia-Corea del Sur, es tema de conversación en todos los rincones de la sede donde se concentra la selección española. 'Italia tiene jugadores más técnicos y yo a los italianos prefería no verlos', dijo Joaquín; 'pero Corea juega en su tierra'. Helguera fue menos diplomático: 'El arbitraje dejó mucho que desear'.

Hasta este Mundial, Corea no había ganado ningún partido en una fase final. En este campeonato ha derrotado a Polonia, Portugal e Italia, y ha empatado con Estados Unidos. Los responsables de la Federación Española que ayer comentaban este extraño giro estadístico, dijeron que los árbitros involucrados en estos partidos nunca se habían retirado al vestuario sin antes tomar una decisión polémica, siempre en contra del rival de Corea del Sur: contra Polonia, el colombiano Óscar Ruiz no pitó un penalti claro a favor de los polacos; contra EE UU, el suizoUrs Meier pitó un penalti a favor de Corea;, contra Portugal, el argentino Ángel Sánchez expulsó a Joao Pinto y a Beto. El choque contra Italia desató todas las suspicacias.

El secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez Angulo, se presentó ayer en la concentración de Seobu y no quiso entrar de lleno en la polémica arbitral, pero tampoco se fue sin lanzar un mensaje velado: 'Yo no soy quién para protestar por las decisiones arbitrales. Para eso existen procedimientos específicos. Sólo digo que el fair play debe valer para los 22 jugadores que saltan al campo y para el árbitro'.

López Nieto, purgado

El Comité de Árbitros de la FIFA no fue ajeno a los comentarios de las distintas selecciones, y ha prescindido de todos los árbitros considerados 'conflictivos', o que tuvieron actuaciones controvertidas, con vistas a los partidos de cuartos de final. En el listado de los 16 árbitros retenidos para los últimos ocho encuentros del torneo no aparecen el coreano Young Joo Kim, el argentino Ángel Sánchez, el ecuatoriano Byron Moreno, el español Antonio Jesús López Nieto ni el inglés Graham Poll.

Young Joo Kim arbitró el conflictivo partido Turquía-Brasil, donde la selección canarinha salió beneficiada en las acciones más dudosas; López Nieto mostró 16 tarjetas en el Camerún-Alemania; Poll fue el colegiado al que los italianos se remitieron para explicar su derrota con Croacia; Ángel Sánchez es un nombre muy conocido en Portugal, sobreo todo después de su derrota ante Corea, de la misma manera que a Moreno se le responsabiliza en Italia de su fracasi ante los anfitriones. Tampoco estarán en la fase final el portugués Melo Pereira -no sancionó un penalti por puñetazo de O´Brien en el Estados Unidos México- ni el jamaicano Peter Prendergast, que anuló un gol a Vilmots en el Bélgica-Brasil.

El elegido es un egipcio

Gamal Ghandur, de Egipto, es el árbitro designado para el partido que España jugará el sábado contra Corea del Sur. Ghandur ya dirigió a la selección en el encuentro ante Paraguay, con victoria española por 3-1, con un último gol de Hierro de penalti. Los otros tres colegiados elegidos para los cuartos de final son el mexicano Felipe Ramos Rizo, para el Inglaterra-Brasil; el escocés Hugh Dallas, en el Alemania-Estados Unidos; y el colombiano Óscar Ruíz, que dirigirá el Senegal-Turquía. 'Sólo queremos un árbitro imparcial, como el italiano Collina en el partido de Japón y Turquía', afirmó en Ulsan un alto cargo federativo español antes de conocerse la designación. 'Collina no regaló nada a nadie'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de junio de 2002

Más información