Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TENDENCIAS

La excitación de la mixtura

En coherencia con un mundo global, crecientemente intercomunicado, nuestra estética es la estética de la mixtura. Ahora todo tiende a mezclarse, a hibridarse, a producir copulaciones, a formar collages. La otra cara de la globalización es una faz aderezada por retazos de diversas culturas, folclores y pigmentos y engastados en un cromosoma universalista. La globalización es un movimiento hacia la mezcolanza, pero el movimiento antiglobalización en el que se juntan ex marxistas, católicos, revolucionarios de izquierdas o extremistas de derechas, ecologistas y nacionalistas cerriles también lo es.

Actual es el nombre de un festival que se celebra en Logroño a comienzos de enero de cada año y que reúne a la vez la música, el cine, la palabra hablada y hasta el circo. Antes, los híbridos eran casi únicamente productos del campo (el maíz , la nectarina, las rosas más resistentes), pero ahora constituyen una denominación familiar en la industria del automóvil. Un patrón de fabricación que aspira a ofrecer productos multiuso y de amor mixto. Unas veces haciendo mención con la hibridación a los futuros Honda Civic, Toyota Prius, los proyectos de Ford, Chrysler o General Motors para 2004 que juntan la tracción por gasolina y electricidad.

Antes los híbridos eran casi únicamente productos del campo (el maíz, la nectarina, las rosas más resistentes), pero ahora son una denominación familiar en la industria del automóvil

La mayor movilidad en el trabajo, la mayor frecuencia en cambios de pareja, divorcios, modos de convivencia, afectan a la personalidad hasta producir una biografía redecorada

Cultura de la variedad

Antes había sólo coches y camiones, pero ahora hay además monovolúmenes, roadster, compactos, 4×4, station wagon, sport utilities. Nuestro tiempo promueve la cultura de variedad y se complace en la mixtura. Dentro de los edificios de las Torres Gemelas, las víctimas pertenecían no a una o dos nacionalidades, sino a una mixtura de 66.

En diciembre de 2000, con motivo de los premios EFA (European Film Awards), el catalán Sergi López obtuvo el premio al mejor actor europeo por su trabajo en Harry, un amigo que os quiere, película francesa dirigida por un alemán, Dominik Mol. El premio al mejor filme fue para Lars von Trier, danés, por Bailar en la oscuridad, coproducida por Francia y teniendo como protagonista a la islandesa Björk.En cuanto a la música, a lo largo de los últimos años se han producido muchos casos de colaboraciones entre grupos y autores de culturas diversas. En algunos festivales importantes como los Womad (World of Music and Dance) de Peter Gabriel ha sido central su colaboración con artistas como Yousou N'Dour y Nusrat Fateh Ali Khan; las World Series de Mickey Hart con el sello Rykodisc, sus proyectos con los Monjes Tibetanos y los percusionistas africanos e indios, y su Endangered Music Project en complicidad con la Biblioteca del Congreso norteamericana. Paralelamente, la nueva concepción del jazz en Europa por ese tiempo era un estilo basado en canciones étnicas y cruzado por tecno y rap. Lo más característico de esta corriente es la mezcla entre los sonidos de los más diversos países europeos desde Escandinavia hasta el mar Negro, desde Francia hasta los Balcanes o desde Italia hasta Hungría.

En su pronóstico para los primeros años del siglo XXI, Zaha Hadid, arquitecta iraquí, declaraba a EL PAÍS (22-8-1999): 'En el terreno del arte y de la arquitectura, cada vez se mezclan más las ideas de unas culturas y otras. Uno trazará su casa con inspiración japonesa; otro, africana...'.

'El hombre del siglo XXI', adelantaba Umberto Eco en 2000, 'será cada vez más un hombre mestizo, rico en identidades y de pertenencias múltiples. En el supermercado mundial de la cultura escogerá los artículos diversos según sus preferencias, sus valores y sus creencias'. Y se escogerán no de una vez por todas a lo largo de la vida, sino que la vida, como en otros aspectos (laborales, románticos, residenciales) se convierte en un sucesivo patchwork (remiendos de diversos colores).

Una amplia gama de teóricos sociales y psicológicos se han interesado por la nueva experiencia de varias identidades, simultáneas y sucesivas, combinadas o superpuestas que se corresponde con el entorno general de mezclas, híbridos, mestizajes. Robert Jay Lifton ha llamado proteica a esta nueva identidad contemporánea, y Kenneth J. Gergen describe la multiplicación de máscaras como un 'yo saturado'. Saturado de contemplar modelos distintos a su alrededor a través de los ídolos de masas, de recibir normas de conducta (para adelgazar, para comer, para encontrar empleo, para ganar amigos, para tener salud, para triunfar) que afectan al yo. Saturado de tantos posibles yoes en una sociedad que se presenta como capaz de satisfacer cualquier opción, cualquier proyecto, por raro, nuevo o corregido que se presente.

La mayor movilidad en los puestos de trabajo, la mayor frecuencia en cambios de pareja, divorcios, modos de convivencia, afectan a la personalidad hasta producir una biografía redecorada -diría Ikea- por varios yoes. Por varios universos que se intercambian de la limitada esfera del planeta traspasada de migraciones, convertida ella misma en un movimiento sin fin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de junio de 2002

Más información

  • TODO EN LAS SOCIEDADES MODERNAS TIENDE A HIBRIDARSE, A PRODUCIR 'COLLAGES'