Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ADG-FAD crea una fundación para impulsar el Museo del Diseño Gráfico

Con la vista puesta en el futuro centro museístico de las Glòries, que presumiblemente albergará las colecciones de artes aplicadas de diversos museos barceloneses, los promotores del Museo del Diseño Gráfico y la Comunicación Visual han empezado a trabajar en un programa marco. Para ello, la Asociación de Diseñadores Gráficos y Directores de Arte (ADG-FAD) ha impulsado la Fundación Comunicación Gráfica, encargada de dar cuerpo a un museo que aúne el aspecto patrimonial y el de investigación e intercambio de experiencias e ideas, y que tenga en cuenta la creación a escala local, estatal e internacional.

El promotor del proyecto, el diseñador Claret Serrahima, quiso dejar claro ayer, en la presentación de esta fundación, que el futuro Museo del Diseño Gráfico y la Comunicación Visual sólo se integraría en el equipamiento de las Glòries -que promueve el Ayuntamiento y que construirá el estudio Martorell-Bohigas-Mackay- si se circunscribe exclusivamente al ámbito del diseño en sus distintas manifestaciones: gráfico, industrial, artes decorativas, moda, arquitectura... 'Nos da miedo que este gran museo se convierta en un popurrí que albergue todos los pequeños museos de Barcelona', afirmó. De ser así, los promotores del Museo del Diseño Gráfico apuestan por crear un centro independiente.

De todos modos, Claret Serrahima puntualizó que la fundación que él preside y su proyecto de museo del diseño gráfico cuenta ya con el beneplácito y la ayuda económica de la Generalitat y el Ayuntamiento. Esto se traduce en una aportación anual de 24.040 euros (cuatro millones de pesetas) de la Generalitat, que se hará efectiva durante los próximos cuatro años. El consistorio, afirmó, igualará con toda probabilidad esta cantidad. Además, se ha cedido un espacio en el Museo Nacional de Arte de Cataluña para guardar los primeros fondos del museo. También se está negociando la participación de la Diputación de Barcelona y el Ministerio de Educación y Cultura.

Complicidad del sector

La Fundación Comunicación Gráfica nace con cinco patronos fundadores, el propio Claret Serrahima, el editor Ramon Prat -que sustituirá al promotor del museo en la presidencia de la ADG-FAD-, el escritor y filósofo Vicenç Altaió, el publicista Lluís Bassat y el diseñador Javier Mariscal. 'Suponemos que el museo de las Glòries tardará aún unos años en acabarse y hemos creído oportuno empezar a trabajar en el de Diseño Gráfico', dijo Claret Serrahima.

De ahora en adelante, la fundación trabajará en despertar 'la complicidad del sector', dijo Altaió, responsable de la definición del proyecto teórico y conceptual del museo junto a Prat. Los patronos fundadores insistieron en que esta complicidad debe materializarse tanto en la configuración del proyecto como en la obtención de fondos -patrimoniales y económicos, por parte de empresas e instituciones.

Para ello, se ha previsto la constitución de un patronato de 30 personas y de un consejo consultivo que, paralelamente, deberá representar a todo el sector, además de incluir a personas que aunque no estén vinculadas estrictamente al diseño sí lo estén al ámbito cultural.

Otra de las primeras actuaciones de la fundación será una exposición que llevará por título Gràfiques ocultes, en colaboración con el KRTU (Cultura, Recerca, Tecnologia, Universals), del Departamento de Cultura de la Generalitat. La exhibición, cuyo comisario es Óscar Martínez, se inaugurará en diciembre próximo en La Capella dels Àngels y reunirá piezas de carácter efímero, transgresor y de reducida distribución. 'Es una manera de comenzar el museo con cosas que nunca estarían en un museo', explicó Martínez. Las piezas que se reúnan para la exposición pasarán a engrosar, en su mayoría, los fondos del futuro centro. Prat explicó que hasta que no exista físicamente el museo, sus actividades -conferencias, debates, talleres y exposiciones- se realizarán igualmente en diversas ubicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002