Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Técnicos de la CNMV admiten que se rindieron durante la supervisión de Gescartera

Luis Peigneux y Javier Jiménez, técnicos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que participaron en la elaboración de un informe sobre Gescartera en 1999, admitieron ayer, ante la juez Teresa Palacios y a preguntas del fiscal Luis López Sanz, que se rindieron, ante las dificultades que les pusieron en la labor de supervisión de Gescartera, tanto en la CNMV como en la citada sociedad.

Peigneux, que era subdirector de supervisión, y Javier Jiménez, autor del llamado Informe Vives, explicaron las dificultades y presiones que padecieron entre otros de José María Ramírez, secretario de Luis Ramallo, y del jefe de la asesoría jurídica de la CNMV Antonio Alonso Ureba, para que cerraran la investigación y señalaron que Gescartera debió ser intervenida en aquella fecha por las numerosas irregularidades detectadas, entre ellas un desfase patrimonial de 4.500 millones de pesetas.

Peigneux afirmó que consideraba 'razonable e indispensable' una petición de datos al Arzobispado de Valladolid que fue parada por Alonso Ureba.

El fiscal preguntó directamente a Peigneux si finalmente se habían rendido ante las dificultades que les pusieron a su labor. Peigneux admitió: 'Sí, nos fuimos porque no podíamos sacar nada'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de junio de 2002