Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas solicita informes al Gobierno español sobre la ampliación de Baqueira

La Comisión Europea ha solicitado informes al Gobierno español sobre un posible caso de aplicación incorrecta por parte de la Generalitat de la normativa medioambiental comunitaria en el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Baqueira-Beret hacia el valle de Àrreu, situado en la comarca del Pallars Sobirà. A la ampliación, presentada hace dos años por los responsables del complejo invernal, se oponen frontalmente varias organizaciones ecologistas.

La Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea tiene sobre la mesa dos investigaciones en curso a raíz de las denuncias presentadas por organizaciones ecologistas contra la Administración autonómica por autorizar la construcción de nuevas pistas de esquí en uno de los parajes vírgenes que quedan en el Pirineo leridano. La ampliación afecta de lleno al valle de Àrreu, una zona incluida por la Generalitat en 1992 en el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN). Esta protección es incompatible con la construcción de 30 kilómetros de pistas de esquí, 15 de canalizaciones, 16 de carreteras y pistas forestales, 10 remontadores y áreas de servicio.

El valle de Àrreu también figuró desde 1996 hasta el mes de octubre del 2001 en la propuesta de espacios naturales europeos Red Natura 2000. Sin embargo, a finales del año pasado, después de haber aprobado la ampliación, la Generalitat desclasificó el valle de Àrreu alegando un error de delimitación cartográfica. Los ecologistas denunciaron ante Bruselas la exclusión de 1.300 hectáreas de la red europea por considerar que la decisión supuso 'un fraude ambiental' que benefició claramente los intereses privados de Baqueira-Beret.

Bruselas ha pedido a las autoridades españolas que informen sobre las motivaciones de la denuncia ecologista y sobre la aplicación de la normativa comunitaria medioambiental en el proyecto de ampliación, concretamente en la exclusión del valle de Àrreu de la red Natura 2000.

En febrero del año 2001, el Departamento de Medio Ambiente autorizó la ampliación de la estación de esquí con algunos recortes que redujeron a casi la mitad la superficie esquiable, que inicialmente abarcaba 1.100 hectáreas del valle de Àrreu, de las que el 75% estaban dentro del PEIN, aunque la modificación continúa afectando a las zonas de mayor interés ecológico. Hace dos semanas, la Comisión Provincial de Urbanismo de Lleida aprobó el plan especial que permitirá la ampliación de las pistas, el cual, en una primera fase, afectará a 678 hectáreas de la zona de Peülla, Muntanyó y Rialba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de junio de 2002