_
_
_
_

El futuro del cuerpo de 'Copito de Nieve' ya se debate y se estudian alternativas

Entre las opciones están disecar al gorila e incinerarlo y dispersar las cenizas en Guinea

Jacinto Antón

Copito de Nieve goza de buena salud; pero, en vista de su edad provecta, hay que ir pensando, como con cualquier pariente anciano, en lo inevitable. La muerte del gorila blanco, el único de su clase en el mundo, hará que el Ayuntamiento de Barcelona, propietario del ejemplar, se encuentre en las manos con unos restos muy especiales: ¿qué hacer con ellos? Ya se ha empezado a hacer previsiones sobre el asunto y se estudian distintas alternativas. Entre las opciones están la incineración y dispersión de las cenizas en las selvas de Guinea - la cuna de Copito- y la taxidermia y exposición del cuerpo del gorila. Cómo compaginar el sentimiento y los intereses científicos es el meollo del tema.

Más allá del negro luto, ¿qué hacer con el gorila blanco? Otros animales célebres han sido conservados para la posteridad, como Marengo, el caballo de Napoleón, al que puede contemplarse,en esqueleto, en el Nacional Army Museum de Londres, o el corajudo Bobbie, el perro del 66 regimiento de a pie británico al que le impuso una medalla por su valor la reina Victoria en 1881 y cuyo cuerpo, después de ser atropellado por un cabriolé, fue instalado con honores en el cuarto de sargentos de la unidad. También los dos famosos leones devoradores de hombres del Tsavo -cierto, poco populares, sobre todo en el Tsavo- fueron disecados y se exhiben en el Field Museum de Chicago. El propio Zoo de Barcelona ha cedido históricamente los cuerpos de algunos de sus animales más queridos por el público al vecino Museo de Zoología, para su exhibición. En cambio, y en contra de la leyenda, Rin-Tin-Tin (1918-1932) no fue disecado, sino sepultado en el Cimetière des Chiens de Asnières (Francia).

El tercer teniente de alcalde y presidente del Zoo de Barcelona, Jordi Portabella, ya ha previsto qué tipo de acto se debería realizar, aunque opina que avanzarlo es tan poco delicado como hablar del funeral de un pariente en vida de éste. 'Copito ha de tener una muerte digna y ha de quedar un recuerdo, pero no en carne y hueso, sino simbólico', recalca. Portabella subraya que Copito, además de ser un personaje entrañable para muchos barceloneses, pertenece a una especie evolucionada y muy cercana, y eso obliga a tratar sus futuros restos con enorme respeto (o sea que ni hablar de disecarlo). 'No es un tema menor aquí ni en su lugar de origen', añade.

Varios primatólogos y técnicos consultados por este diario, aparte de dudar de que la vida de Copito haya sido muy digna en el zoo, abogan, al contrario que Portabella, por la conservación del cuerpo disecado y subrayan, como argumento, la excepcionalidad del espécimen.

El tema puede parecer morboso y quizá precipitado. Craso error: más allá de la identificación ciudadana con el gorila albino y las implicaciones emocionales del animal y su óbito, el asunto tiene su intríngulis técnico: de no estar las decisiones oportunas tomadas, apuntan algunos especialistas, el cuerpo de Copito podría perderse sin remedio. Su avanzada edad y el mal estado de su piel, alertan, hacen extremadamente delicada la operación de taxidermia y, recalcan, la preparación del cuerpo debería iniciarse inmediatamente tras el deceso, sin dilaciones sentimentales o dudas de última hora.

La directora del Museo de Zoología, Ana Omedes, está entre los partidarios de conservar a Copito más allá de la muerte. 'Es un gorila, y todos los gorilas interesan al museo. Habría que disecarlo', subraya. ' Desde luego, no se trata de presentarlo como un espectáculo, sino de manera que sirva de elemento didáctico. Pienso en la posibilidad de mostrarlo en el marco de un discurso expositivo sobre el albinismo, por ejemplo. Si se decide no conservarlo, perderemos un ejemplar único y será difícil justificar la decisión internacionalmente y ante la posteridad'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El padre putativo del gorila, el primatólogo Jordi Sabater Pi, que adquirió a Copito en 1966, es de parecida opinión. 'Creo que hay que conservarlo y ponerlo en una vitrina. Es una forma de perpetuarlo. Copito es un animal mítico. Y se deberían poner a su lado unos vídeos que le mostraran en vida. Eso sí, el disecado tiene que estar bien hecho, yo he sugerido que lo hagan los del Museo Americano de Historia Natural'. A Sabater Pi, la idea de incinerar al gorila y esparcir las cenizas en Guinea le parece 'una locura'. Y añade: '¿Dónde van a tirar las cenizas? Nadie sabe dónde lo encontraron; de hecho, en Guinea nadie sabe quién es Copito de Nieve. Disecado en Barcelona continuaría atrayendo visitantes, y eso hay que tenerlo en cuenta. La idea de repatriarlo me recuerda el caso, tan distinto, claro, del negro de Banyoles'. Sabater Pi tachó de 'quijotesco' el proyecto de aventar las cenizas en la selva. Preguntado sobre si no le parece poco cariñoso disecar a Copito, a él, que lo recogió y cuidó, recordó que el gorila blanco no es sino 'una anécdota' en su carrera.

Ajeno, afortunadamente, a todo el asunto, Copito sigue recibiendo visitas.

Sobre la firma

Jacinto Antón
Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_