Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un preso en una prisión de Barcelona tras una huelga de hambre

Barcelona

Un interno de la prisión de Can Brians (Barcelona), Albert Panadeé, falleció ayer tras haber estado en huelga de hambre por haberle sido denegadas diferentes solicitudes de permisos penitenciarios y libertad condicional.

La Consejería de Justicia confirmó la muerte del preso, que se encontraba en fase terminal en el Hospital Penitenciario de Terrassa (Barcelona). Según publicó ayer el diario La Vanguardia, el preso inició una huelga de hambre el pasado mes de abril al saber que, por tercera vez, se le había denegado la posibilidad de acceder al tercer grado penitenciario.

El preso, que cumplía condena por dos robos, hubiera salido en libertad el 19 de noviembre de este año.

El interno, de 45 años, explicó a sus familiares y allegados las disputas que mantenía con varios funcionarios de la prisión, lo que, a su juicio, provocó la denegación de diferentes permisos a partir del 5 de junio del año 2001.

La abogada de Albert Panadés, Nuria Sastre, explicó que su cliente fue acusado de intentar manipular un análisis de orina, por lo que se le abrió un expediente, que provocaría a su vez que se suspendiera la concesión de un permiso al recluso. La letrada, consultada por el citado periódico, afirmó que a partir de este incidente la celda de Panadés fue registrada a "horas intempestivas" para buscar drogas. Si un análisis muestra que el preso es consumidor de estupefacientes, el permiso se deniega.

Después de que se rechazase la segunda petición de permiso, el reclusó presentó una denuncia ante un juzgado de primera instancia de Martorell.

El preso iba a salir en libertad el 19 de noviembre de este año, tras haber cumplido una condena de ocho años por dos delitos de robo. "Iba a salir como fuese", dijo su abogada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de junio de 2002