Los trabajadores de la orujera de Atarfe se encierran en protesta por la clausura

La Junta paralizó la actividad de la fábrica por sus emisiones tóxicas

Los 40 trabajadores de la empresa de extracción de aceite de orujo Colgra Dos, ubicada en Atarfe (Granada), han iniciado un encierro indefinido para protestar por el cierre de la fábrica ordenado por la Junta, tras conocerse los resultados de un estudio que indica que las emisiones de la orujera son 'muy tóxicas'. Los empleados piden que se pongan las medidas oportunas para que la empresa reanude su actividad.

La paralización de la actividad de esta fábrica se hizo efectiva la semana pasada, lo que deja a los 40 trabajadores en una situación de inseguridad laboral. Durante la madrugada del viernes decidieron iniciar un encierro en el Ayuntamiento de Atarfe para exigir a las administraciones y a la empresa que encuentren una solución para que se reanude la producción.

El secretario general de Comisiones Obreras en Granada, Rafael Roldán, aseguró que, según las conversaciones mantenidas con la dirección de la empresa Colgra, ésta tiene intención de adoptar las medidas correctoras necesarias para evitar la contaminación por emisión de monóxido de carbono. Pero para la reforma de las instalaciones es necesaria una licencia municipal que el ayuntamiento aún no ha concedido.

Desde hace varios años el ayuntamiento y la delegación de Medio Ambiente intentan pactar con la empresa su traslado a otro lugar más alejado del núcleo de población. Según Roldán, 'el ayuntamiento teme que si ahora le da a la orujera la licencia para hacer reformas ésta aplace su traslado y por eso ha paralizado el permiso para que la empresa pueda evitar la contaminación'.

A unos 50 metros de la empresa se encuentran situados un instituto y una zona residencial, lo que despertó la alerta en el municipio hace meses. La Consejería de Medio Ambiente, a través de la empresa Egmasa, decidió hacer unas mediciones de emisiones y llegó a la conclusión de que éstas se sitúan en valores de alrededor del doble de lo permitido y por tanto son 'muy tóxicas para el ser humano'. Por este motivo la Junta ha abierto dos expedientes contra la empresa, por contaminación ambiental y acústica. Las sanciones económicas pueden oscilar entre 10.000 y 25.000 euros por la emisión de monóxido de carbono y de 18.000 euros por la contaminación acústica.

Los trabajadores, según explicó el representante sindical, están de acuerdo en poner medidas para evitar una contaminación que les afecta de forma especial, pues ellos pasan muchas horas en la fábrica. En estos momentos quedan en la empresa 60 millones de kilogramos de alpeorujo por secar. 'Si no se reanuda la actividad y la materia se empieza a secar sola con el calor puede causar un olor insoportable'. Por este motivo y por la necesidad de asegurar su situación laboral, los trabajadores han anunciado que si a partir del lunes no se perfilan soluciones concretas para reanudar la actividad en la fábrica las medidas de protesta se intensificarán. 'Haremos cortes de carreteras o lo que haga falta', agregó Roldán.

Los representantes sindicales tienen previsto reunirse el lunes con responsables de la Junta y, si acepta, con el alcalde de Atarfe, Víctor Sánchez, para encontrar una solución provisional de cara a los próximos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de junio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50