Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torres Hurtado no impondrá al Foro Social el itinerario de su marcha aunque espera pactarlo

El delegado del Gobierno se reúne con los antiglobalización cinco días antes de la visita de Rajoy

La Delegación del Gobierno en Andalucía ha sido la institución que más ha retrasado su primer encuentro con el Foro Social de Sevilla, que organiza los actos alternativos a la cumbre de junio, a pesar del evidente interés del Ministerio del Interior por contactar con los grupos antiglobalización para tratar de evitar incidentes. Tras la reunión de ayer, el delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, dijo que confía en consensuar el itinerario de la manifestación con los convocantes, que defienden un trayecto (del puente de la Barqueta al Prado) que preocupa a las instituciones. A pesar de ello, Torres Hurtado indicó que no impondrán un recorrido a los antiglobalización y que no le quita el sueño esa marcha ni la del 20-J.

El Foro Social de Sevilla pretendía limitar su reunión con el delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, a un contacto breve, destinado a presentar su solicitud para legalizar la manifestación del sábado 22 y averiguar si el itinerario elegido (puente de la Barqueta-glorieta del Cid) podría ser rechazado, al discurrir por la ronda histórica y culminar frente al muro de seguridad levantado para aislar el hotel Alfonso XIII, donde se alojarán buena parte de los mandatarios europeos.

Este trayecto incomoda a instituciones y comerciantes, que temen que los hipotéticos incidentes en los que pudiera derivar la manifestación ocurran en el centro. Torres Hurtado, por el contrario, aseguró, al término de la entrevista, que le preocupa más 'desde el punto de vista de la ciudad y protección civil' que atendiendo al orden público.

A pesar de que el Foro Social pretendía una reunión discreta para evitar que sus entrevistas con las autoridades puedan confundirse con un acercamiento a sus planteamientos políticos, en la Torre Sur de la Plaza de España esperaban, junto al delegado, varios responsables policiales, entre ellos el jefe superior de Policía, Antonio Bertomeu.

Ante ellos, la plataforma defendió con firmeza el itinerario de la protesta del sábado 22, aprobado en su último plenario, según explicó tras la reunión Torres Hurtado, que mostró un tono muy conciliador. 'Legalmente se puede impedir una manifestación, pero no tengo ninguna intención de usar la legalidad', dijo. En otra ocasión indicó que no deseaba tener 'un desencuentro' con los convocantes por el itinerario, si bien defendió que el trayecto transcurra de forma que 'cualquier incidente sea fácilmente resuelto'.

El representante del Gobierno recordó que los convocantes disponen de hasta 72 horas antes para legalizar una manifestación y dejó entrever que confía en que el Foro Social modifique el itinerario, si bien dejó claro que no impondrá ningún recorrido. Torres Hurtado señaló que le preocupan por igual la manifestación antiglobalización que la del 20-J, anunciada por los sindicatos pero aún sin solicitar, aunque ninguna le asusta hasta el extremo de 'no dejarme dormir por las noches'.

Los representantes del Foro Social no hicieron declaraciones a la salida del encuentro, pero el delegado del Gobierno en Andalucía aseguró que volverán a reunirse la próxima semana para plantearle los pros y los contras del recorrido de la manifestación. El tono dialogante desplegado ayer por Torres Hurtado contrasta en cierta medida con la tardanza en reunirse con el Foro Social de Sevilla, que previamente ya había contactado con las restantes administraciones públicas (Ayuntamiento de Sevilla y Junta de Andalucía).

De hecho, la entrevista de ayer se celebra pocos días antes de la visita del vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy, a Sevilla, prevista para el miércoles 5, para supervisar los preparativos del Consejo Europeo, al igual que ocurrió con la cumbre de Barcelona.

Mientras una delegación del Foro se reunía con Torres Hurtado, otra terna comparecía en otro lugar para advertir a las administraciones de que, con apoyo o sin él, desarrollarían los actos alternativos 'incluso ocupando las calles', informa Efe. Además de pedir a las fuerzas de seguridad que no se 'infiltren' en la manifestación, criticaron la respuesta de las administraciones por la cesión de espacios confirmada hasta ahora y aseguraron que no se dejarían utilizar 'contra el PP' porque su protesta es más amplia.

Dos reuniones más

En la tarea de ultimar esos espacios, la próxima semana esta previsto que se celebran dos reuniones más entre el Foro Social y las instituciones públicas: una el lunes, con representantes del Ayuntamiento de Sevilla y de las dos universidades locales (Hispalense y Pablo de Olavide); y otra a finales de semana, ésta vez sólo con el gobierno municipal.

En la primera de ellas se cerrará la oferta que los centros universitarios harán al Foro. Según fuentes municipales, los representantes de esta plataforma habían pedido 12 aulas y 9 salones de actos, todos con un aforo de entre 100 y 150 personas. La disponibilidad de instalaciones es, sin embargo, limitada. Los antiglobalización no quieren concentrarse exclusivamente en la Pablo de Olavide, situada a las afueras de Sevilla, que sí tiene espacio suficiente. Y la Hispalense, que tendrá prácticamente cerrada su sede central durante la cumbre por la cercanía al hotel Alfonso XIII, sólo dispone de tres grandes aulas en el campus de Reina Mercedes por la coincidencia con los exámenes finales.

El segundo encuentro debe servir para concretar el lugar de celebración del concierto que cerrará los actos antiglobalización el sábado 22, y la ayuda que el Consistorio prestará a su organización. El Foro exigió una aportación de entre 25.000 y 30.000 euros, cantidad considerada excesiva por el Ayuntamiento. También queda por decidir dónde se ubicará el módulo prefabricado que hará las veces de centro de prensa.

Lo que sí parece cerrado, a falta de un informe técnico, es la utilización del parque del Alamillo como lugar de acampada de entre 6.000 y 8.000 asistentes a las actividades del Foro. Allí dispondrán de tres zonas con servicios y duchas. La Junta prevé también realizar tareas de reforestación tras la cumbre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de junio de 2002