Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Mundial 2002 | FÚTBOL

Un 'master' en táctica y sistemas

El seleccionador reúne a los periodistas en una sala de vídeo para demostrar que lo tiene todo científicamente estudiado

Puesto que Camacho sostiene que parte de sus críticos no distinguen una lechuga de un balón, qué mejor que darles un master táctico. Eso, por sorprendente que parezca, sucedió ayer en el hotel de concentración de España. Mientras los jugadores disfrutaban por la ciudad de su día libre, Camacho invitó a los periodistas a una sesión de vídeo y clase táctica. En un mini-cine, con dos de sus ayudantes, Fraile y Nieto, frente a un ordenador cada uno y un montón de vídeos de cabecera, Camacho, de pie frente a una pantalla, se situó junto a una pizarra con fichas magnéticas. Lo primero que subrayó es que sus 'espías' auscultarán hasta el próximo día 9 un total de ocho partidos, tanto de los rivales de España en la primera fase como los posibles enemigos en rondas sucesivas. Luego, papeles en mano, especificó que dispone de un seguimiento puntual de todos los jugadores españoles. Sin que se distinguiera a lo lejos, enseñó la ficha de Xavi, por ejemplo, en la que dos empresas especializadas le han examinado cuántas veces golpea con la derecha, con la izquierda, de tacón... Todo un arsenal estadístico.

A continuación, ya recostado sobre la pizarra magnética, el seleccionador dijo que no tiene dudas sobre el sistema. El punto de partida siempre será 4-3-2-1. Cuidado, con alguna variante, subrayó mientras deslizaba las fichas como en un tablero de ajedrez. 'En defensa, Valerón tendrá que apoyar al medio centro y la táctica se convertirá en un 4-4-1-1'. Es decir, con el canario incrustado en la línea de medios y Raúl por delante. Convencido de que España 'depende ofensivamente de Valerón y Raúl' quiere que ambos 'jueguen con orden'. Por ejemplo, matizó mientras mareaba los imanes de un lugar a otro, 'si el portero contrario saca en largo, todos deben replegarse para coger el rechace; si saca en corto a un lateral, Raúl y Tristán (bueno, sus supuestas fichas) deben presionar al que recibe'.

Para alimentar la lección, Camacho solicitó a Nieto y Fraile una demostración en vídeo. En la pantalla, revoltosa en ocasiones, se reprodujeron imágenes del último Eslovenia-España, el partido de la Eurocopa de 2000: los saques en largo de su portero, la posición de sus tres centrales... Porque, de nuevo de vuelta a la pizarra, Camacho explicó qué se debe hacer ante defensas con tres centrales o retaguardias con cuatro. Frente a las primeras, moviendo el balón de banda a banda. En el segundo supuesto, desubicando de su zona al lateral y avanzando por las orillas.Otra de las materias sobre la que profundizó fueron los saques de banda. Bajo una lluvia de imanes sobre la pantalla explicó que quiere que siempre se saquen hacia al área, cuando la posición lo permita, claro; y también se detuvo en los córneres, en los que los encargados de su ejecución tendrán la orden de engañar al contrario la primera vez y luego cumplir con los deseos del entrenador.

Vamos, que en el salón de vídeo, todo parecía estar atado y bien atado, 'otra cosa es lo que hagan los futbolistas, porque puedes insistir en la presión, pero algunos se pasan de frenada y no hay nada que hacer, o bien puedes insistir en cómo remata los córneres De Boer, pero luego nadie le marca con..., bueno ese lenguaje que utilizamos en el fútbol y a algunos les parece mal, y te marca un gol'.

En suma, que Camacho quiso demostrar que lo tiene todo científicamente estudiado, con toda una pirotecnia digital a su servicio. Pero que depende de los jugadores. A los que por cierto suministra toda la información que en parte exhibió ante los medios 'en corto y al pie, todo muy resumidito'. Una información que, aseguró, se llevará consigo cuando acabe su ciclo en la Federación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de mayo de 2002