Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Acadèmia explica al Consell las formas más habituales y genuinas del valenciano sin exclusiones

La AVL corrige a Educación y evita la devaluación de la lengua en el segundo acuerdo

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) acordó ayer con una amplia mayoría la aprobación de un nuevo acuerdo normativo fruto de la petición del Consell que envió a consulta una serie de formas consideradas más genuinamente valencianas para su uso. La respuesta es un texto mucho más argumentado y extenso que el aprobado el 25 de marzo que dice, por ejemplo, que el uso de la forma este es más habitual y está más extendido actualmente, aunque la forma aquest también se utiliza y está documentado en los textos clásicos. Por tanto, no hay exclusiones.

'En el documento acordado se ha quitado la referencia a la unidad y se habla de idioma valenciano', apuntó el académico Artur Ahuir, defensor de tesis secesionistas. 'En todo caso, sí que se habla del sistema lingüístico al que pertenece el valenciano', anotó al poco el catedrático de Filología Catalana Rafael Alemany. La intervención de ambos puso de manifiesto el desencuentro que se produjo en muchos momentos en la extensa reunión de la AVL. De hecho, el pleno se alargó durante más de seis horas y al final se aprobó un documento dividido en dos partes: el preámbulo, que explica la espíritu del documento, fue aprobado por 17 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones), y la segunda parte, que explica y argumenta los usos de los distintas formas del valenciano sin excluciones, fue aprobada por 16 votos a favor y cuatro en contra. Aunque las votaciones fueron secretas, todo indica que los miembros más próximos al secesionismo lingüístico se manifestaron en contra, según fuentes de la AVL. Xavier Casp, figura destacada del secesionismo, no asistió a la reunión por razones de salud.

A las 11 de la noche comparecieron ante los medios de comunicación la presidenta de la AVL, Ascensión Figueres, el vicepresidente, Josep Palomero, y los profesores de Filología Catalana Jordi Colomina y Lluís Meseguer. 'El acuerdo normativo del 20 de mayo', sucede, amplía y justifica el del pasado 25 de marzo, vino a decir la presidenta. La AVL ha aprovechado la consulta de la Consejería de Cultura sobre una lista de palabras y características lingüísticas que el Consell sacó a colación un día después del primer acuerdo normativo con el fin de suavizar el posible rechazo en los sectores más secesionistas.

Así, Colomina señaló que la segunda parte del documento tiene como objeto explicar una serie de preferencias y opciones a propósito de la consulta de Cultura con una serie de ejemplos y dobletes (conjunto de dos palabras, una de evolución culta y otra popular). Se ratifica la oficialidad de las formas con grafías como febra o nàixer, 'avaladas por los clásicos', así como fenoll, tresor u orquestra. En cuanto a morfología se señala que la lengua clásica añade sólo la s al plural de palabras acabadas en -sc, -cs, -xt, como bosc, si bien se indica que boscos, por ejemplo, está más extendida; el plural de home está más extendido en -ns, pero no así el de orde; en cuanto a los demostrativos son oficiales y más extendidas las formas simples (este), pero 'a su lado' se colocan 'las reforzadas (aquest)', documentadas en los escritores clásicos (del siglo XIII al XVI). De igual modo sucede con las desinencias verbales en isc (patisc), más extendida, aunque los clásicos utilizaban también -esc (patesc).

Se aprueban los infinitivos más extendidos hoy en día como vindre o tindre, 'al lado de tenir y venir'. Se permite el uso de adés, ahui-avui (usado en hablas septentrionales), avant o mentre, entre otras.

En cuanto al léxico, el documento se detiene en diversas distinciones enfunción de la documentación clásica y su uso actual. También se pone un asterisco en aquellas palabras inconsecuentes con el registro formal de la lengua, como iaio. Se aprueban las palabras bullir, espentar, y los dobletes como arribar-aplegar o calfar-escalfar, juí-judici, agafar (clásico)-agarrar y desplegar-desenrotllar-desenvolupar, entre otras muchas palabras hasta alcanzar casi los 300 términos estudiados.

Messeguer sintetizó el contenido del preámbulo que marca el espíritu del acuerdo y que viene a destacar la diversidad territorial, social y estilística del valenciano, al tiempo que se recuerda que en el programa Salt de 1983 de la Consejería de Cultura ya se recogen los usos y criterios de la lengua y se insiste en los diversos registros de ésta.

La cuestión del requisito lingüístico quedó aplazada para la próxima semana, mientras que los textos litúrgicos normativos están expuestos a enmiendas antes de su aprobación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de mayo de 2002