Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La actividad de más del 30% de las industrias azulejeras no se corresponde con su licencia

El número de focos emisores de contaminación atmosférica declarados aumenta a 1.291

El Consejero de Medio Ambiente, Fernando Modrego, presentó ayer resultados de la campaña de inspección iniciada sobre las empresas del sector azulejero castellonense. Una de las conclusiones indica que de las 178 empresas azulejeras y esmalteras inspeccionadas, en un total de 55, lo que significa algo más del 30%, se detectaron deficiencias y diferencias entre las instalaciones que contemplan sus licencias de actividad y su dimensión y características reales. Según la consejería, en algunos casos, las diferencias entre la autorización y la actividad desarrollada, es 'notable'.

Modrego quiso precisar que hay casos en los que las deficiencias se limitan a trámites administrativos no concluidos o inadecuados pero, en cualquier caso, tanto desde la consejería como desde los ayuntamiento se ha instado a las empresas a que adecuen sus licencias. Así, desde que se detectaron las anomalías ya han sido 32 las empresas que han presentado sus licencias, en el caso de las que no la tenían, o han iniciado los trámites necesarios para su adecuación. Modrego señaló que es función de los ayuntamiento el controlar la correspondencia entre las licencias de actividad que se otorgan con las instalaciones que se ponen en funcionamiento. Además, apeló a la responsabilidad de los empresarios cerámicos y esmalteros para que las solicitudes se ajusten a las actividades que se desarrollan en cada instalación.

La campaña de inspección detectó más anomalías medioambientales, como la gestión de residuos en instalaciones carentes de autorización. En este caso, la corrección de las deficiencias en la medidas de protección del medio ambiente se han solventado con la negociación mantenida con la patronal cerámica, Ascer, tras la que se ha optado por autorizar 29 plantas de gestión de residuos no peligrosos que permitirán la valorización de los mismo y su reintroducción en el proceso productivo.

Uno de los aspectos positivos de la campaña de inspección es el incremento del número de focos emisores declarados, que asciende actualmente a 1.291. Los focos que superan los análisis de control de emisiones reciben un libro-registro que permite el control de los mismos.

Además, la consejería está negociando tanto con la patronal cerámica, Ascer, como con la de empresas esmalteras, Anfecc, la firma de acuerdos voluntarios para adelantar los períodos de adaptación y cumplimiento obligatorio de las directivas europeas. Modrego destacó la intención de los empresarios de realizar un esfuerzo 'más allá' y señaló que no existen discrepancias entre la administración y la industria, sino una cuestión de 'viabilidad técnica' para que posteriormente se cumpla lo que se firme.

El consejero se desplazó ayer hasta la localidad castellonense de L'Alcora, donde aseguró que la evaluación de la calidad del aire durante los cuatro primeros meses de 2002 arroja unos resultados que 'cumplen los niveles límites establecidos por la normativa vigente'. Sin embargo, Modrego no aportó datos sobre los índices de contaminación.

Partículas en suspensión sin control

El consejero Fernando Modrego presentó ayer una nueva unidad móvil de control de contaminación atmosférica que ha sido instalada, de forma indefinida, en L'Acora. La instalación de estas estaciones se debe, entre otras cosas, al obligado cumplimiento de una directiva europea que entró en vigor en julio del pasado año. Sin embargo, la unidad presentada ayer no es capaz de medir las partículas en suspensión de pequeño tamaño, las llamadas PM10, que son inhalables, y para las que la normativa europea limita su concentración. Estas partículas habrán de ser medidas por organismos al margen de la administración, como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Todo pese a que la propia directora general de Calidad Ambiental, Pilar Máñez, aseguró que las nuevas estaciones permitirían la medición de pequeñas partículas. A la de L´Alcora han de unirse nuevas estaciones en Vila-real y Onda. En cuanto a la difusión de los datos, hecho que es de obligado cumplimiento tal y como recoge la normativa europea, la consejería todavía tardará unos dos meses para poner en marcha la página web que permita su publicidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de mayo de 2002

Más información