Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de tres millones a Altadis por impedir la competencia

La empresa se negó a que McLane distribuyera sus marcas de tabaco

El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) ha impuesto una multa de tres millones de euros a Altadis (la unión de Tabacalera y Seita) por una 'conducta abusiva de posición de dominio que ha consistido en negarse a facilitar a la distribuidora estadounidense McLane España las marcas de Altadis en el mercado español'. Altadis recurrirá esta multa y McLane puede exigir de nuevo distribuir las marcas.

La pugna entre la filial española de la distribuidora estadounidense y Altadis comenzó el 10 de septiembre de 1996 cuando la firma multinacional denunció la negativa de la entonces Tabacalera a ceder sus marcas para distribuirlas en el territorio español. El mercado de fabricación y de distribución mayorista de tabaco está liberalizado desde 1996 pero la posición de Tabacalera (heredada del antiguo monopolio) hacía que solamente hubiera liberalización de derecho, pero no de hecho.

En la resolución del Tribunal de la Competencia se afirma que 'Tabacalera al negar el suministro de sus marcas a McLane se ha valido de su posición de dominio en el mercado de la distribución mayorista para impedir nuevos competidores en el mercado'.

Tras conocerse la resolución, fuentes de McLane señalaron ayer que Competencia no ha hecho más que constatar una realidad conocida por todos, aunque la empresa tardará unos días en calibrar las repercusiones prácticas de esta resolución. En la actualidad la distribuidora estadounidense cuenta con el 1% del mercado de distribución de cigarrillos y de cigarros en el mercado español donde no ha encontrado más que impedimentos por parte de Altadis desde el año 1995 cuando comenzó a operar en España.

Además, Altadis tampoco se ha caracterizado por ser diligente a la hora de facilitar la investigación por parte de las autoridades de la competencia, según fuentes de la investigación. Altadis anunció ayer que recurriá ante la Audiencia Nacional esta resolución por entender que 'carece de todo fundamento especialmente al no tener en cuenta el Tribunal de la Competencia que el marco legal del mercado del tabaco ha cambiado sustancialmente.

Fuentes de Altadis recalcaron que las modificaciones legales de 1999 y de 2000 liberalizan totalmente el sector de distribución de tabaco en España al eliminar la obligación de tener que cubrir todo el territorio nacional y al poder compatibilizar el transporte de tabaco con otros productos. A pesar de ello la cuota de mercado de Altadis sigue siendo del 99%. El resto se lo reparten cuatro compañías entre ellas McLane. La empresa que preside Pablo Isla estima que la resolución del Tribunal vulnera el principio de libertad que toda empresa debe tener para elegir los canales de distribución de sus marcas en la que se realiza fuertes inversiones y que suponen un activo importante de la empresa. En este sentido invitan a las multinacionales a realizar las inversiones necesarias para competir.

Para Altadis, no hay posición de dominio porque el mercado de referencia no es la Península y Baleares sino que incluye además Canarias y la Unión al ser éste el mercado donde se pueden obtener libremente las labores de tabaco para distribuir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de abril de 2002