Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo apenas aumentará este año en Cataluña a pesar de la recuperación

La economía catalana está empezando a remontar el vuelo, pero las perspectivas para el empleo no son demasiado halagüeñas a corto plazo. Según el informe de primavera de Caixa Catalunya, presentado ayer, en 2002 el aumento del empleo medido por la Encuesta de Población Activa (EPA) será 'muy moderado': este año sólo se prevé un alza del 0,2%, lo que implica, en términos absolutos, un incremento en 5.400 del número de personas ocupadas.

Esta cifra está muy alejada de los cerca de 75.000 puestos de trabajo creados, en promedio, en el periodo 1997-2000. La previsión del servicio de estudios de la caja también supone un freno al optimismo que mostraba el Gobierno catalán el pasado mes de noviembre, cuando presentó su presupuesto para 2002. El crecimiento del empleo que entonces estimó el consejero de Economía y Finanzas, Francesc Homs, fue de 38.200 nuevos puestos de trabajos, frente a los 42.300 que se generaron en 2001.

La entidad de ahorros asegura que los pequeños progresos en materia de empleo se ven reflejados en un crecimiento del consumo privado menor del esperado.

Caixa Catalunya, además, recoge unas perspectivas de reducción del índice de paro del 7,5% de la población activa, pero atribuye esta disminución 'más a una caída en la problación activa, superior a las 12.000 personas que a la expansión del empleo'.

El crecimiento de la economía previsto para este año será del 2,3%, sólo dos décimas menos que el ritmo registrado en 2001. La estimación catalana para 2002 es ligeramente peor que para el conjunto de España, ya que, según la entidad, la economía española crecerá el 2,4%. Las previsiones difundidas ayer están sometidas a la persistente 'incertidumbre' sobre la economía mundial. Este factor pesa considerablemente si se tiene en cuenta la 'intensidad desconocida hasta ahora' de la dependencia de Cataluña de los mercados exteriores, ya desde la segunda mitad de la década de 1990.

El pronóstico sobre la demanda interna refleja el 2,5% de crecimiento, con una importante recuperación de la inversión en bienes de equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002