Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Madrid el jefe de la red internacional de empresas de Al Qaeda

Abu Thala envió 30 millones a la persona que captó a Mohamed Atta, piloto del 11-S

Policías de la Comisaría General de Información detuvieron ayer en Madrid al sirio nacionalizado español Muhammad Galeb Kalaje Zouaydi, Abu Thala, al que se le adjudica el papel de jefe operativo del entramado de empresas desde las que Al Qaeda, la red terrorista dirigida por Osama Bin Laden, financiaba sus actividades por todo el mundo. Los investigadores han obtenido pruebas de que Abu Thala distribuyó a las células terroristas dispersas por todos los continentes más de 111 millones de pesetas (667.000 euros), que supuestamente recaudó a través de empresas tapadera de construcción y promoción de viviendas. De ese dinero, 30 millones de pesetas fueron a parar, antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, a Mamoun Darkazanly, Abu Ilyas, quien captó en Alemania a Mohamed Atta, uno de los pilotos suicidas que atacó las Torres Gemelas de Nueva York.

Abu Thala ya fue detenido en Madrid por la policía junto a otros diez supuestos miembros de Al Qaeda capturados por la policía en noviembre pasado, aunque quedó en libertad por falta de pruebas. Desde entonces, la policía se había dedicado a obtener pruebas que ahora datan con precisión envíos de dinero por parte del detenido a sus enlaces en Estados Unidos, Arabia Saudí, Alemania, Bélgica, España, Jordania, Yemen, China, Indonesia, Australia, Reino Unido y Turquía, entre otros países.

111 millones de pesetas

Los datos recabados por los responsables de información precisan que de los 111 millones recaudados y poteriormente repartidos por Abu Thala, 30 millones fueron a parar a las cuentas de Mamoun Darkazanly, al que las autoridades de Alemania bloquearon sus cuentas financieras 'por sus conexiones con los circuitos financieros de Bin Laden'. El citado compartió casa y supuestamente captó a Mohamed Atta, Ramzi Bin Al Shib y Said Bahaji, 'partícipes en el planeamiento y desarrollo de los atentados de Nueva York y Washington', según los escritos del juez Baltasar Garzón, autor de la orden de detención de Abu Thala.

Los responsables de la investigación creen haber atado también que Abu Thala envió una importante cantidad de dinero a un grupo terrorista que atentó contra el presidente de Yemen. Los investigadores aseguran que también dio una fuerte suma (entre 2,4 y 8 millones de pesetas) a Imad Eddin Barakat Yarbas, Abu Dahdah, supuesto jefe de la infraestructura terrorista en España de Bin Laden, desarticulada en noviembre pasado.

Fuentes de la investigación explicaron que el ahora detenido en Madrid se dedicaba a la construcción y a la promoción de viviendas, actividades a través de las cuales canalizaba el dinero. Su papel era, supuestamente, el contacto directo con los responsables de las distintas tramas económicas de la red de Bin Laden repartidas por el mundo. Esta detención y la reciente de Ahmed Brahim rubrican el importante papel que ha jugado España como base logística del terrorismo islámico y como lugar clave en la preparación de los ataques del 11-S.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de abril de 2002