EA propone una gran movilización contra la ilegalización de Batasuna

IU y PNV anuncian sendas enmiendas a la totalidad a la Ley de Partidos en el Congreso

Eusko Alkartasuna, formación integrante del Gobierno vasco, propuso ayer la organización de una gran manifestación, con el soporte no partidista del movimiento Elkarri, para impedir que la reforma de la Ley de Partidos se aplique y se ilegalice a Batasuna. Así, los partidos nacionalistas vascos empiezan a pasar de las meras declaraciones a propuestas de acciones concretas contra el proyecto. IU y el PNV anunciaron enmiendas a la totalidad en el Congreso.

Más información

La propuesta de EA, planteada ayer por su secretario de Organización y portavoz parlamentario, Rafael Larreina, durante una tertulia radiofónica, no obtuvo respuesta en ningún sentido de los otros participantes, portavoces del PNV, Batasuna e IU. El PP y el PSE no asisten a ella. Larreina afirmó que la iniciativa no debe estar abanderada por ningún partido político para lograr una gran movilización social, y resaltó que en Euskadi el proyecto carece de legitimidad social y 'no alcanza siquiera el apoyo del 40%' en la relación de fuerzas que arroja el Parlamento vasco.

Larreina revalidó después durante una rueda de prensa su idea de la movilización de la sociedad vasca, aunque matizando que 'hay que esperar a que la ley exista realmente' y sin citar expresamente a Elkarri.

Esta posición engarza más con la adoptada por el Gobierno vasco, del que EA forma parte, y cuyo portavoz, Josu Jon Imaz, anunció que no ejercitará iniciativa ni recurso judicial alguno al menos 'hasta que no finalice el proceso de aprobación de la ley'. Imaz señaló también el viernes que el Ejecutivo autónomo considera el proyecto del Gobierno 'una aberración' que 'pervierte los principios democráticos'. En el análisis del Gabinete de Ibarretxe, la ilegalización de Batasuna resultará además ventajosa para ETA, reforzará las posiciones de quienes defienden a la banda terrorista, dividirá a los partidos y a la sociedad vasca y les alejará de la paz.

Las únicas medidas reveladas por ahora por los partidos nacionalistas vascos e IU, socios en el Gobierno vasco y frontalmente opuestos a la reforma de la ley y la ilegalización de los abertzales, son sendas enmiendas a la totalidad en el Congreso anunciadas ayer, tanto por el PNV como por la formación de Gaspar Llamazares. Éste calificó el proyecto de 'ley trampa' para los ciudadanos que creen que ayudará a acabar con el terrorismo. El Gobierno lo sabe, dijo Llamazares, quien le auguró que no logrará ese objetivo, igual que no lo han hecho, a su juicio, otras reformas legales como la del Código Penal, la Ley del Menor o el propio Pacto Antiterrorista.

'Un presidente fracasado'

El coordinador general de la formación en el País Vasco y consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno de Ibarretxe, Javier Madrazo, opinó que la ley es 'inconstitucional' y serviría también para ilegalizar 'a quienes no nos arrodillamos ante la política de José María Aznar', informa Maribel Marín. 'ETA y el PP se retroalimentan', dijo Madrazo, que acusó a los populares de actuar en claves electoralistas, buscando votos y no la paz, y a Aznar de ser 'un presidente fracasado, que se irá sin haber resuelto el problema del terrorismo y con el conflicto vasco agudizado'.

En opinión de Madrazo, la ilegalización de Batasuna 'es un regalo para ETA', porque fortalece a los más intransigentes dentro del MLNV, debilita a quienes en su interior defienden una tregua inmediata y permitirá 'cerrar filas a un mundo en franco retroceso'. El líder de IU sugirió que al PP le conviene la continuación del terrorismo, como 'mejor caldo de cultivo para seguir alimentando el discurso populista y demagogo que le dio la mayoría absoluta' en 2000 y que espera con él seguir conservando.

El PNV, que ya el viernes anunció en los pasillos del Parlamento vasco la adopción de 'iniciativas políticas' que eludió determinar, concretó ayer que presentará una enmienda a la totalidad en el Congreso y que una vez aprobada la ley intentará por todos los medios que no se aplique. 'No se hará con nuestro beneplácito e iremos hasta el final para que esa ley sea declarada inconstitucional', dijo el parlamentario vasco José Antonio Rubalcaba.

Desde las filas de los destinatarios del endurecimiento de la ley, el parlamentario navarro de Batasuna Fernando Barrena apuntó que el interés del Gobierno de Aznar en ilegalizar a su formación proviene del temor a que se creen condiciones para 'un escenario político en clave de septiembre de 1998', en referencia al Pacto de Lizarra y la tregua de ETA que siguió a esa alianza nacionalista. El PP, dijo, 'quiere impedir que se pueda crear a corto plazo un escenario de paz o de reconocimiento del derecho de autodeterminación' porque está, según Barrena, 'en la lucha contra cualquier expectativa de paz o de cambio'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50